La compacta BMW X1 enfrenta con un nuevo diseño la temporada 2020

Basta con mirar el Serie 7 2020 o el nuevo hatchback Serie 1 de tercera generación para saber que los diseñadores de BMW sienten que, cuando se trata de parrillas, más grande es sinónimo de mejor. Ahora, el turno de pasar por el quirófano es de la X1, el SUV de nivel de entrada de la marca alemana, que ha recibido una serie de actualizaciones que incluyen -¿lo has adivinado?- una parrilla más robusta, con los riñones que se unen en el centro.

Las modificaciones en el frontal alcanzaron para faros rediseñados y novedades en la parte inferior del parachoques. Aunque son relativamente menores, estos cambios le dan a la X1 un aspecto más nítido y serio. En la parte trasera, BMW oscureció un poco las luces, movió el emblema hasta el fondo de la escotilla y le dio al parachoques un diseño inédito.

“El nuevo diseño de la X1 está realzado por cuatro nuevos diseños de llantas y por tres nuevos colores exteriores: Jucaro Beige metalizado, Misano Blue metalizado (específico para la versión M Sport) y el novedoso Storm Bay metalizado de BMW Individual”, destacó la casa automotriz.

El interior también se ha rejuvenecido. Todos las versiones recibieron una pantalla táctil de 8.8 pulgadas, que muestra la última generación del sistema de infoentretenimiento de la firma. La navegación viene de serie. La compatibilidad con Apple CarPlay está disponible, no así la relativa a Android Auto. Finalmente, BMW resaltó que, para ahorrar un poco de espacio en la consola central, ha optado por instalar una palanca de cambios electrónica.

“La versatilidad de la BMW X1 no se limita a lo digital. Su interior también se puede adaptar a diferentes necesidades personales. Por ejemplo, el asiento trasero se puede abatir en tres secciones (40:20:40) y, opcionalmente, tener un desplazamiento longitudinal de hasta cinco pulgadas (13 cm). Opciones como el automatismo del portalón o el acceso comfort que permite abrir y cerrarlo sin usar las manos elevan aún más el nivel de funcionalidad”, destacó la firma.

Bajo el capó, no hay cambios importantes que reportar. El único motor disponible es un turbo de cuatro cilindros y 2.0 litros que genera 228 caballos de fuerza entre las 5,000 a 6,000 rpm, así como 258 lb/ft (350 Nm) de torque en un amplio rango, que se extiende desde las 1,450 hasta las 4,500 rpm. Las ruedas delanteras giran a través de una transmisión automática de ocho velocidades, pero la tracción en las cuatro está disponible por un costo adicional. BMW llama al modelo de tracción delantera sDrive28i, mientras que a la variante de tracción total la ha bautizado como xDrive28i.

El fabricante germano comenzará a enviar en los próximos meses la X1 2020 a sus distribuidores estadounidenses. La información de precios se publicará en las semanas previas a la fecha de venta. Para agregar contexto, el modelo 2019 tracción delantera comienza en $34,950 dólares, en tanto que la unidad con tracción total inicia en $36,950 dólares. Ninguno de las dos valores incluye el cargo de destino obligatorio de $995 dólares. El familiar más pequeño de BMW competirá contra Audi Q3 y Volvo XC40, entre otras variedades.

Recomendaciones del editor