Los Audi S6 y S7 logran más potencia sin sacrificar la eficiencia

El fabricante alemán Audi está consiguiendo que sus modelos S6 y S7 obtengan un mayor rendimiento que los modelos en los que están basados, el A6 y A7, respectivamente, sin sacrificar el ahorro de combustible. ¿Cómo lo logró? Gracias a la incorporación de un tren motriz híbrido y tecnología inteligente.

En Estados Unidos, los Audi S6 y S7 usarán un tren de potencia híbrido suave montado en un motor de gasolina V6 de 2.9 litros. El motor luce un turbocompresor de escape convencional, así como uno eléctrico. Este último gira muy rápidamente, eliminando el temido retraso de respuesta del acelerador asociado con los turbocompresores normales.

El resultado son 450 caballos de fuerza y 442 libras/pie de torque (599 Nm). La potencia se canaliza a las cuatro ruedas a través de una transmisión automática de ocho velocidades.

El S6 y el S7 también están equipados con un sistema eléctrico de 48 voltios y una pequeña batería de iones de litio, que se encuentra debajo del piso del maletero.

Si bien el paquete de baterías no proporciona suficiente electricidad para mover por sí solo el vehículo, permite un sistema muy agresivo de arranque/detención para mejorar el rendimiento con gasolina. Incluso, puede apagar el motor por hasta 40 segundos para aprovechar la inercia del movimiento.

En otros mercados, el S6 y el S7 usarán un V6 diésel de 3.0 litros en lugar del motor de gasolina. El diésel tiene la misma combinación de turbocompresor convencional y compresor eléctrico que su contraparte de gasolina, pero solo produce 349 hp y 516 libras/pie de torque (699.6 Nm).

Audi también le dio al S6 y S7 una configuración de suspensión más deportiva, con una altura de manejo más baja en comparación con el A6 y el A7, respectivamente. Una función de vector de par de torsión para el sistema de tracción total frena las dos ruedas interiores cuando el automóvil gira, desviando la potencia a los neumáticos exteriores.

El fabricante alemán no ha publicado una lista de opciones para Estados Unidos, pero en Alemania los ofrecerá un diferencial deportivo, dirección en las cuatro ruedas y frenos de carbono-cerámica.

Los sutiles cambios de estilo exterior diferencian al S6 y al S7 de los autos en los que están basados. Los modelos de rendimiento tienen cambios en los extremos delanteros, cuatro salidas de escape redondas, rines de 20 pulgadas y otros sutiles detalles.

En el interior, ambos tienen asientos delanteros deportivos, pedales de acero inoxidable y muchos logotipos “S”. El grupo de instrumentos digitales Virtual Cockpit, que reemplaza los medidores analógicos tradicionales con una pantalla digital, tiene gráficos especiales.

Los Audi S6 y S7 probablemente se lanzarán en los Estados Unidos como modelos 2020, aunque es probable que dé a conocer más detalles en el Salón del Automóvil de Nueva York.

Cuando salgan a la venta, el S6 y el S7 competirán contra los modelos de rendimiento de nivel medio de las gamas BMW M Performance y Mercedes-AMG 53. Sin embargo, es probable que sean reemplazados por modelos RS más deportivos.

Cirugía estética

Audi también llegará a Nueva York con una versión remozada del TT RS, la versión de desempeño del TT, el popular modelo que este año celebra su vigésimo aniversario.

El TT RS contará con una nueva fascia delantera, con el que Audi pretende darle una apariencia más agresiva. Sin embargo, las diferencias son tan sutiles que tendrá que colocar juntos un modelo 2018 y 2019 para notar realmente las diferencias.

Audi introdujo otros ajustes de estilo, incluido el alerón trasero. Los faros LED, las luces traseras y las luces de circulación diurna son estándar, al igual que las llantas de 19 pulgadas. Las luces traseras OLED y las ruedas de 20 pulgadas son opcionales.

El TT sigue siendo uno de los mejores en aplicar el concepto de Virtual Cockpit. Dado que no es precisamente un automóvil familiar, Audi eliminó la pantalla táctil central y permitir que fuese el único panel del automóvil. De esta forma, obtuvo un tablero con un aspecto ordenado. Desde entonces, ha extendido esta funcionalidad a otros modelos  y otros fabricantes han creado sus propios instrumentos digitales.

En el TT RS 2019 este aspecto no cambia. Sin embargo, Audi agregó una plataforma de carga inalámbrica. Desafortunadamente, Apple CarPlay y Android Auto no vienen de fábrica. Un sistema de audio Bang & Olufsen de 680 vatios también está disponible.

El TT RS funciona con un motor turboalimentado de 2.5 litros y cinco cilindros en línea, y Audi no mencionó ningún cambio en este aspecto.

La inusual configuración de cinco cilindros, que también se usa en el RS 3, hace referencia al motor que construyó la reputación de rendimiento de Audi en autos de carrera clásicos como el Ur Quattro. El motor original se desarrolló para que los ingenieros aumentaran el desplazamiento sin las dificultades del empaquetado de seis cilindros en línea, pero finalmente se convirtió en una característica de la marca.

Según Audi, el carro genera 394 caballos de fuerza y 354 libras/pie de torque (480 Nm), lo que permitirá al TT RS alcanzar las 60 mph (96 kph) en 3.6 segundos. Una caja de cambios de doble embrague de siete velocidades y tracción total es la única disponible.  Según Audi, hasta el 100 por ciento de la potencia se puede enviar a las ruedas traseras para darle al automóvil una sensación más animada.

El Audi TT RS 2019 saldrá a la venta esta primavera. El precio comienza en $67,895 dólares, que incluye un cargo de destino obligatorio de $995 dólares.

Recomendaciones del editor