Aerolínea japonesa planea un servicio de autos voladores

Los autos voladores dejan de ser una utopía para convertirse en una realidad. Tal es el caso de la aerolínea japonesa Japan Airlines, que tiene planes de crear un servicio de autos voladores también conocidos por las siglas en inglés eVTOL.

Esta idea todavía tiene algunos años por delante, ya que apenas está en etapa de diseño. Sin embargo, Japan Airlines espera lanzar el servicio en 2025 y para ello, además de crear una subdivisión de la empresa, también han hecho un pedido de 100 vehículos eléctricos de despegue y aterrizaje vertical a la empresa alemana Volocopter, conocida por sus diseños y prototipos en el mismo segmento.

La aerolínea japonesa no estará sola en esta iniciativa, pues se asoció con una empresa irlandesa llamada Avolon Holdings para lanzar el servicio de taxis voladores. Están en proceso de tramitación para obtener los permisos necesarios de transporte urbano aéreo por parte de las autoridades japonesas.

De cualquier manera, Japan Airlines se anticipa a lo que podría ocurrir y hoy día opera un servicio de transporte por aire entre aeropuertos y sitios turísticos en la prefectura de Mie, ubicada en el suroeste de Japón. Según Nikkei Asia, este servicio es una prueba tanto del modelo de negocio como de las posibles rutas que cubrirían los autos aéreos de la compañía en el futuro.

Japan Airlines es solo la empresa más reciente en explorar un segmento que al parecer tiene bastante potencial e interesados. Nombres como la misma Volocopter, Aston Martin y hasta Uber llevan años investigando y desarrollando un medio de transporte aéreo para mover gente (o carga) dentro de ciudades y zonas urbanas sin la necesidad de grandes aeropuertos o vehículos como los tradicionales.

Entre esas empresas se encuentra HT Aero, una compañía china que presentó un modelo muy llamativo de vehículo volador que a primera vista luce como un auto deportivo, similar al de Klein Vision. Este vehículo estará diseñado tanto para moverse por tierra como por aire y se espera que esté en las calles (y los cielos) de las ciudades en 2024.

Recomendaciones del editor