Acura nos adelanta algo (muy poco) de su nuevo RDX 2019

El actual Acura RDX de segunda generación —el crossover de nivel básico de la compañía— ha estado con nosotros desde 2012, y claramente está comenzando a mostrar su edad. Para seguir con sus planes de actualizar o reemplazar modelos cada cuatro años, Acura ha mostrado un teaser con lo que será su modelo de tercera generación, completamente nuevo y listo para presentarse en el Salón del Automóvil Detroit del próximo mes.

Según lo que podemos ver, el nuevo RDX continúa con la tradición “Precision Crafted Performance” de Acura. Aunque el fabricante afirma que el RDX presentará algunos detalles nuevos, continuará desarrollando su lenguaje de diseño actual. Por ejemplo, la nueva rejilla de “pentágono de diamante” que se ve en los modelos actuales —como los últimos sedanes TLX, RLX y MDX— reemplaza el siempre controvertido y polarizado diseño de “pico” de cromo. Complementando la nueva grilla vemos los mismos faros Jewel Eye LED que se ven en otros modelos.

Si bien el perfil general del nuevo RDX parece imitar el del modelo saliente, los mayores cambios parecen eliminar algunas líneas curvas en favor de un diseño más angular. Esto claramente ayudará a distinguir el RDX como un producto más premium que su primo-hermano de Honda, el CR-V.

El interior también se someterá a un rediseño completo, todo en un intento de moverse y llegar “más alto”, aunque los detalles en este punto son bastante escasos.

Sin embargo, y siendo el best-seller de la compañía —con cinco años consecutivos de ventas récord y siete años consecutivos de crecimiento, año tras año— puedes apostar a que el RDX será más evolutivo que revolucionario.

No se saben demasiados detalles mecánicos del próximo RDX. El modelo actual se mueve gracias a un motor V6 de 3.5 litros de la serie J de Honda, el mismo que se encuentra en el TLX actual. Con la actual tendencia de reducir los motores, no es improbable que el V6 sea reemplazado en favor de un cuatro en línea turboalimentado, tal y como se encuentra en el último Honda Accord.

Curiosamente, cuando el actual RDX salió a la venta, lo hizo desafiando la tendencia reduccionista al reemplazar el cuatro cilindros turboalimentado del primer modelo en favor del V6 de aspiración natural. Se encontró que este motor proporcionaba un mejor rendimiento y economía de combustible, gracias a la inclusión del sistema de desactivación de cilindros de Honda y Acura.

Si el RDX continuará desafiando la reducción al retener el V6, aún está por verse. Falta poco para enero, en todo caso, así que pronto lo sabremos.

Recomendaciones del editor