Hay muchos deportivos, pero no todos son el Acura NSX 2017

Después de un período de gestación de décadas, el Acura NSX de segunda generación recorre finalmente las carreteras de EE.UU. El año pasado lo probamos tanto en las calles como en las pistas, pero estaba claro que necesitaríamos más tiempo para tener una idea más completa de cómo funciona realmente este “superdeportivo de todos los días”, un atributo muy a gusto del NSX original y que el fabricante de automóviles intenta mantener con vida.

El nuevo NSX llega a un mercado claramente distinto al que entrara antes su predecesor. Los superdeportivos nunca han sido tan “civilizados” y con un rendimiento tan accesible como en la actualidad, lo que hace que sea más difícil para el NSX sobresalir en medio de una multitud de máquinas de rendimiento altamente capacitadas y potentes.

Mientras que la segunda generación de NSX tiene su motor a gasolina montado en el medio, las similitudes entre el modelo nuevo y el original en gran parte terminan ahí. Viene con un motor V6 de 3.5 litros con doble turbocompresor de 500 caballos de fuerza, el cual se complementa con tres motores eléctricos —dos que conducen las ruedas delanteras y otro que trabaja en conjunto con el motor de gasolina— para entregar potencia total de 573 caballos y 476 libras-pie de torque, bastante más que el modelo original, con su seis cilindros de ​​3.2 litros y 290 caballos de fuerza. Una nueva caja de cambios de doble embrague de nueve velocidades se encarga de enviar toda esta potencia a las cuatro ruedas.

Además de utilizar una serie de tecnologías de rendimiento contemporáneas —como la amortiguación de suspensión magnetoreológica activa, torque vectoring y dirección asistida de relación variable— el nuevo NSX busca mantener el legado de accesibilidad establecido por el automóvil de primera generación con un exterior atractivo, interior de diseño ergonómico y una gama de modos de conducción de fácil acceso que modifican la respuesta de la transmisión, la rigidez de su suspensión, el volumen de escape y el uso de los motores eléctricos. Es un animal decididamente distinto del original, pero como dice Acura, esa es justamente la idea.

Con un precio base de $156,000, uno espera (y con razón) que el NSX venga con una lista saludable de equipamiento estándar. Pero se sabe que los compradores de superdeportivos desean algunas opciones para sobresalir entre la multitud, y Acura no tiene problemas en complacerlos.

EL modelo de las fotografías cuenta con una serie de actualizaciones —opcionales—tanto internas como externas, incluido el paquete Carbon Fiber Exterior Sport, rotores de freno de cerámica de  carbono con pinzas rojas, neumáticos Pirelli Trofeo R, el paquete de Audio and Technology, y un puñado de otras actualizaciones individuales , que elevan su precio  hasta los $200,500.

El automóvil cuenta con cuatro modos de conducción: Quiet, Sport, Sport+ y Track. Establecido en modo Quiet y Sport, el automóvil apagará el motor de gasolina bajo ciertas condiciones y operará únicamente con energía eléctrica. En los modos más agresivos de Sport + y Track, el carro utilizará todos los medios de propulsión disponibles. Un sistema de frenado regenerativo mantiene las baterías híbridas cargadas.

En el interior, la lectura ofrecida al conductor es una mezcla de información sobre las revoluciones del motor, la configuración actual (el modo) y alguna otra información relacionada con el rendimiento. Y aunque podría parecer un poco intrincado en el papel, está sorprendentemente bien ordenado en la práctica, y el diseño simple de la pila central de NSX —con la gran perilla Dynamic Mode sirviendo como pieza central— hace que el hardware sofisticado del auto sea fácil de manejar detrás del volante .

Eso sí, hay áreas donde la simplicidad no necesariamente funciona a favor de Acura. El sistema de información y entretenimiento —que aparentemente se saca directamente de una Honda Ridgeline— sirve como ejemplo de estp. Si bien hemos expresado nuestras quejas menores con respecto a este sistema en revisiones de vehículos como la Ridgeline mencionado anteriormente y el Civic Type R, aquí, en un automóvil de $200K, esos problemas nos parecen un poco más graves.

El NSX está equipado con airbags para el conductor de dos etapas, un airbag para la rodilla (del lado del conductor), y airbags laterales. Elementos activos como los frenos antibloqueo, la estabilidad y el control de tracción, la distribución electrónica de los frenos y las tecnologías de asistencia de frenado también ayudan a proporcionar un elemento adicional de seguridad, , como los airbags enumerados anteriormente, vienen todos de serie.

Comprar un superdeportivo es siempre una compra emocional. Por $200,000 encontrarás máquinas de rendimiento más capaces y también (otras) más lujosas. Pero ninguna de estas máquinas será un NSX y, para algunos compradores, esto ya es suficiente.

Recomendaciones del editor