Los vehículos autónomos de Uber regresan a las calles de San Francisco

Sólo un par de meses después de retirar su prototipo de vehículos autónomos debido a un desacuerdo con las autoridades de San Francisco, Uber está listo para llevar a cabo un notable cambio, trayéndolos de regreso a la ciudad natal de la compañía.

El enfrentamiento con los reguladores de California en diciembre se centró en que si la compañía tenía el permiso necesario para probar sus autos sin conductor en las carreteras estatales. Cuando el Departamento de Vehículos Motorizados llegó a la conclusión de que no, Uber llevó sus vehículos a Tempe, Arizona, quienes le dieron la bienvenida al proyecto.

RelacionadoWaze de Google competirá con Uber en Latinoamérica

Ahora, Uber confirmó su intención de reanudar las pruebas en las calles públicas de San Francisco, diciendo a los medios locales que “estábamos tomando medidas para completar nuestra solicitud para solicitar un permiso de prueba del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV)”.

En lugar de traer de regreso su flota de 16 automóviles Volvo XC90 de Arizona, Uber presumiblemente introducirá nuevos automóviles a las carreteras de San Francisco para continuar con las pruebas de su tecnología sin conductor. No se sabe cuando exactamente la compañía planea reiniciar su programa piloto en la ciudad.

Uber había estado probando sus autos en las carreteras de San Francisco durante aproximadamente una semana en diciembre pasado, cuando varios incidentes relacionados con la seguridad le dieron más publicidad de la que tal vez quería. El DMV pronto exigió que Uber solicitara y pagara por un permiso para probar su tecnología sin conductor en las carreteras de California, al igual que muchas otras compañías ya habían hecho, entre ellas Google, Tesla, Ford y BMW.

Pero Uber insistió en que no necesitaba el permiso porque un técnico a bordo supervisaba constantemente el comportamiento del vehículo y estaba listo para tomar el control del automóvil si surgía algún problema. Algunos sugirieron que la compañía era renuente a comprar el permiso porque al hacerlo, tendría que divulgar detalles de cualquier accidente y notificar a funcionarios cada vez que el modo autónomo de uno de sus autos tenga que ser apagado. Entonces, el DMV revocó el registro de los autos de Uber, obligándolos a abandonar el camino.

Desde entonces, la compañía de transporte ha tenido evidentemente un cambio de estrategia y ahora se siente en el momento correcto para finalmente comprar el permiso y caer en línea detrás de todas las otras empresas de tecnología que ya están probando vehículos autónomos en el estado.

Mientras que Uber todavía usa conductores humanos para su servicio, el plan a largo plazo es usar autos autosuficientes para hacer el mismo trabajo, aunque es probable que pasen muchos años antes de que un servicio completo llegue a ser una realidad.