Skip to main content

Toyota enseña drifting a sus sistemas de conducción autónoma

El derrape automotriz controlado, disciplina conocida como drifting y popularizada por la serie de películas de la franquicia Fast & Furious, ha tomado a los deportes de motor por sorpresa en el transcurso de las dos últimas décadas.

Esta tendencia no ha pasado desapercibida para los fabricantes de automóviles, quienes han comenzado a incorporar modos drift en algunos modelos. Estos se basan en la manipulación de los sistemas de seguridad activa como control de tracción, los que a su vez parten de la distribución óptima de torque en las ruedas que son monitoreadas constantemente por sensores para saber en agarre con qué cuenta cada una y enviar la cantidad de tracción deseada. 

El modo drift manipula este sistema al crear las condiciones ideales para el derrape del vehículo. La pericia del conductor en estas condiciones conforma en resto de la ecuación, como lo confirman cientos de videos de YouTube en los que conductores inescrupulosos hacen el ridículo y crean situaciones de peligro tratando de hacer derrapar, y perdiendo el control, de sus poderosos vehículos en lugares públicos.

No está demás recordar que este modo drift es para ser usado únicamente en las pistas y que causa un gasto excesivo de frenos, neumáticos y otros componentes del vehículo. 

Al respecto, el Instituto de Investigación de Toyota está llevando la tecnología del modo drift a niveles hasta ahora inimaginables al crear un Supra que derrapa de manera completamente autónoma sin la participación del conductor. Este sistema fue logrado con la manipulación de los sistemas activos semiautónomos de seguridad del vehículo. 

Este no se trata de un ejercicio fútil de Toyota para demostrar lo competentes que son en la manipulación electrónica de sus propios sistemas de seguridad. Los ingenieros explican en el video que el objetivo es aprender a controlar un derrape mediante los sistemas de asistencia semiautónoma al conductor, ya que es lo mismo que controlar un derrape verdadero en peligrosas situaciones de tracción limitada, lo que en escenarios de la vida real podría salvar a los ocupantes de un automóvil de una colisión con resultados desastrosos. Esto es especialmente cierto en un automóvil de manejo autónomo sin conductor.

Por desgracia, no esperes conseguir un Toyota Supra con modo drift 100 por ciento autónomo como el del video en tu concesionario de Toyota local. Lo más probable es que esto no ocurra nunca.

Recomendaciones del editor