Uber suspende y reanuda pruebas de vehículos autónomos luego de accidente

Luego de que Uber pusiera freno a uno de sus proyectos más ambiciosos anunciando que sacaría sus automóviles autónomos de las calles después de un accidente que involucró a uno de sus vehículos el sábado pasado, la empresa confirmó que su flota de vehículos autónomos en San Francisco volverá a las carreteras hoy.

“Estamos reanudando nuestras operaciones de desarrollo en San Francisco esta mañana”, dijo a Tech Crunch una portavoz de Uber. Fotos de la escena del accidente en Tempe, Arizona, muestran a uno de los SUVs de Uber volcado de lado, mientras que otro automóvil cercano también se veía bastante dañado. No hubo informes de lesiones graves.

El automóvil de Uber, que tenía ingenieros en los dos asientos delanteros, estaba en el modo de auto-conducción en el momento de la colisión, dijo el policía local Josie Montenegro a los periodistas. Agregó que no tenía a ningún pasajero en la parte trasera, y que el accidente ocurrió cuando el otro auto aparentemente no cedió el turno correspondiente ni dio paso al vehículo de Uber en un giro a la izquierda. Gráficas fotografías fueron publicadas en la cuenta de Twitter de Fresco News.

La flota de 16 automóviles de auto-conducción de la compañía había estado en las calles de Tempe por poco más de un mes como parte de un programa piloto. Uber confirmó durante el fin de semana que también se suspendieron por ahora las pruebas de vehículos autónomos en sus otros dos sitios de San Francisco y Pittsburgh, mientras continúa con las investigaciones sobre lo que causó este incidente.

El accidente de Tempe ciertamente no es el primero en el que un vehículo autónomo se vio involucrado. Por ejemplo, el propio proyecto de Google, ahora operado por Waymo, ya había experimentado algunas situaciones.

Hasta ahora, los clientes de Uber que se animaran a hacerlo podían tomar paseos en los automóviles de conducción automática, aunque podían utilizar la aplicación para optar por rechazar la oportunidad. Mientras que la tecnología automática no parece haber sido culpable en el accidente del sábado, es posible que la publicidad alrededor de este incidente sea más que suficiente para que algunos pasajeros piensen dos veces antes de subirse a alguno de los autos sin conductor de Uber, si es que estos vuelven a las calles.