Este superyate parece un buque espacial de otro mundo

Si a primera vista el superyate MY Roswell te hace pensar en una nave espacial, su diseñador George Lucian estará encantado. Lucian, con sede en Mónaco, insinúa ampliamente la inspiración de su último diseño y la fuente de su nombre cuando da inicio al anuncio del barco con la pregunta: “¿Viene este yate de otra dimensión?”.

El objetivo del diseño de Lucian era crear “un yate emblemático, mundialmente reconocible, inspirado en el futuro”. Pero ten en cuenta que el Roswell es solo un concepto de un superyate, no un buque real que se encuentra bajo contrato y construcción, y el diseño no incorpora ninguna tecnología de otro mundo. Los elementos de diseño y las tecnologías operativas de Roswell ya se usan en otros yates que navegan por los mares y océanos.

Lucian solo proporciona medidas generales y descripciones sobre la longitud del superyate, así como sus componentes estructurales, mecánica de propulsión y capacidades de pasajeros y tripulación. Las especificaciones completas no están disponibles. En caso de que un comprador le entregue a al diseñador un envío para construir el Roswell, los detalles ciertamente cambiarán para adaptarse al propietario.

El casco de 65 metros de aluminio del Roswell lo coloca fácilmente por encima de la clase de superyates, que según el consenso internacional incluye yates de 30 metros o más.

El objetivo es que el yate sea sigiloso, no solo en diseño, sino también en operación, lo que significa que debe ser silencioso. Por lo tanto, el diseñador especificó la capacidad de funcionamiento completamente eléctrica. Para evitar que se generen ruidos en los generadores a bordo hasta que salga del puerto, se colocaron en la superficie paneles solares para capturar energía. Los motores eléctricos no serán la única fuente de energía. El Roswell también tendrá dos motores híbridos de diésel y electricidad para cruceros más largos.

El yate conceptual de Lucian está diseñado para eludir la detección, al menos cuando se encuentra en el mar. Los módulos y patrones estructurales angulares, y las superficies reflectantes del casco, minimizan intencionalmente la detección de los radares.

Sin embargo, cuando está en el puerto, esta nave abandona cualquier intento de sigilo. “A diferencia de su huella de radar, su presencia en cualquier puerto seguramente será lo contrario de algo discreto”, dijo Lucian.

La lista de amenidades de Roswell incluye una gran área de descanso al aire libre, bajo el arco de la cubierta principal; una piscina, un salón de baile, y un área de comedor. Las grandes puertas de vidrio entre el salón de la cubierta principal, la cubierta de proa y la cubierta de popa del yate están diseñadas para brindar a los pasajeros la sensación de viajar en una gran galería abierta. Por si fuera poco, la cubierta superior alberga el puente, una sala con techo de cristal, y hasta una plataforma para helicópteros o para blimps.

El concepto inicial tiene capacidad nominal para 12 invitados y 12 miembros de la tripulación, aunque las posiciones finales y el diseño de las cabañas y cuartos serán determinados por el diseñador y el comprador.

El yate MY Roswell no es el primer concepto de superyate del diseñador. Otros conceptos incluyen un mega yate de vela, llamado “SY Project Origami” y “MY Dare to Dream”, un superyate que es también un portaaviones.