Skip to main content

Ratas tomaron dos meses Coca-Cola y Pepsi y se volvieron más estúpidas

En un nuevo estudio, un equipo de investigadores descubrió que alimentar a las ratas con refrescos como Coca-Cola y Pepsi causó suficiente daño a los cerebros de los roedores como para desencadenar problemas de memoria, deterioro cognitivo y angustia celular.

Aún cuando todavía es prematuro homologar esto en humanos, las consecuencias para estos animales fueron nefastos.

El consumo constante y a largo plazo de refrescos azucarados a base de cola específicamente también puede estar directamente relacionado con la salud del cerebro y los problemas de comportamiento, y, aparentemente, la incapacidad de abrirse camino a través de un laberinto para las ratas.

Los científicos primero separaron a las ratas en tres grupos de edad: 2 meses, 8 meses y 14 meses de edad. Cada uno de esos grupos de edad se dividió en cohortes que bebían agua y que bebían cola y agua. Después de 57 días, los científicos pasaron por algunos roedores a través de algunas pruebas de comportamiento basadas en laberintos, y diez días después de eso, las ratas fueron sacrificadas para que los científicos pudieran examinar cualquier diferencia en sus cerebros.

Los investigadores encontraron que la mayoría de los bebedores de refrescos, específicamente las ratas de 2 y 8 meses, tenían peores recuerdos y, en general, una función cognitiva más baja que sus contrapartes puristas, lo que causaba serias dificultades cuando intentaban sortear laberintos.

También se detectó que habían sufrido diversos grados de daño a la corteza frontal, que controla las funciones mentales vitales como la atención, la memoria y el juicio, así como el hipocampo, que desempeña un papel importante tanto en la memoria como en el aprendizaje.

Recomendaciones del editor