Skip to main content

Los gatos que provienen de Rusia tampoco se salvan de las sanciones

Luego de que comenzara la intervención militar rusa en territorio ucraniano, varias compañías y servicios que provienen de la nación euroasiática han sufrido una serie de sanciones impuestas por el resto de los países. Es una situación que afecta a distintos ámbitos de la sociedad rusa, incluido el de los animales domésticos.

Ahora, la Federación Internacional Felina (FIFe, por sus siglas en francés) decreta varias medidas restrictivas en contra de los gatos criados en Rusia. En un comunicado, la organización reconoció estar “conmocionada y horrorizada” por el conflicto militar en Ucrania y afirmó que no podía asumir una actitud indiferente al respecto.

Por lo mismo, determinó que a partir del 1 de marzo “ningún gato criado en Rusia puede ser importado y registrado en los libros de pedigrí FIFe fuera del territorio ruso”.

Esta medida también deja a las mascotas excluidas de los eventos especiales ya que, de acuerdo con lo determinado por la entidad, “ningún gato que pertenezca a expositores que vivan en Rusia podrán participar en ninguna feria organizada por la FIFe”.

La organización también señaló que estas estrictas medidas estarán vigentes hasta el 31 de mayo y serán revisadas “cuando sea necesario”.

Por supuesto, las sanciones han sido muy criticadas por las organizaciones que defienden a los animales y por los amantes de los gatos. En redes sociales muchos se preguntaron qué relación tiene el ataque ruso a Ucrania con los felinos que provienen de esa nación.

“Esto es una locura, ¿se prohibirá el Tetris en Occidente?”, se cuestionó un usuario en relación al popular videojuego diseñado en la antigua Unión Soviética.

Recomendaciones del editor