Los gatos infectados por COVID-19 podrían ser más de los que se creen

Un estudio realizado en un centenar de gatos de la ciudad china de Wuhan — zona cero del COVID-19—demostró que el nivel de infección por coronavirus en animales de compañía como los gatos, es probablemente mucho mayor de lo que se creía en investigaciones anteriores, informó Daily Mail.

Entre enero y marzo de 2020, investigadores de la Universidad Agrícola de Huazhong tomaron muestras de sangre y registros con hisopos anales y nasales a 102 gatos.

De ellos, 46 provenían de tres refugios de animales, 41 venían  de cinco hospitales de mascotas y 15 pertenecían a casas donde se sabía que al menos un miembro de la familia tenía COVID-19.

Se encontraron anticuerpos en 15 gatos (14,7%), mientras que 11 (10,8%) tenían anticuerpos neutralizantes del SARS-CoV-2.

Los tres gatos con más anticuerpos contra el virus eran propiedad de un humano que tenía COVID-19.

Ninguno de los gatos infectados con SARS-CoV-2 en este estudio mostró síntomas, pero se cree que el virus puede ser mortal para las mascotas.

Unplash

Los investigadores creen que todos los gatos, ya sean callejeros o mascotas, contrajeron el virus de los humanos

La autora principal del estudio, Meilin Jin, señala que “se deben considerar medidas para mantener una distancia adecuada entre los pacientes con COVID-19 y los animales de compañía, como gatos y perros, y también se deben establecer medidas de higiene y cuarentena para esos animales de alto riesgo”.

Si bien la fuente de infección para los gatos domésticos era obvia, comprender cómo cuatro gatos abandonados y cuatro felinos de hospitales de animales tenían anticuerpos fue más difícil.

Los investigadores creen que los gatos lo contrajeron también de humanos infectados, aunque sugieren que también puede transmitirse entre felinos a través de gotitas respiratorias.

“Aunque la infección en gatos callejeros no se entendió completamente, es razonable especular que estas infecciones probablemente se deben al contacto con un ambiente contaminado con SARS-CoV-2, o a pacientes con COVID-19 que alimentaron a los gatos”, escriben los investigadores en su artículo publicado en la revista Emerging Microbes & Infections.

Debido a la similitud en la forma en que los gatos y los humanos responden a la infección con estos virus, los investigadores también dicen que estudiar el SARS-CoV-2 en gatos podría ayudar a comprender mejor la respuesta inmune humana a la infección.

Recomendaciones del editor