Algoritmo determina cuál es el futbolista más caro del mundo

¿Cuáles son los futbolistas más caros y valiosos del mundo? De acuerdo a un algoritmo basado en inteligencia artificial, ya no se trata de Leo Messi o Cristiano Ronaldo, sino de jugadores jóvenes que están tomando el relevo.

Los nombres de estos jugadores podrían ser igualmente sorpresivos, de acuerdo a la lista publicada por el Observatorio del Futbol del Centro de Estudios Deportivos de Suiza. Los tres primeros lugares son futbolistas ingleses: Phil Foden, Mason Greenwood y Marcus Rashford, valuados en 190, 178 y 159 millones de euros, respectivamente.

Revealed ❗️ @CIES_Football bi-annual list of top estimated transfer values for players in the big-5⃣ 🤑 @PhilFoden takes the lead ahead of @masongreenwood & @MarcusRashford 🏴󠁧󠁢󠁥󠁮󠁧󠁿👏 Top 💯 available for free ➡️ https://t.co/Cez3AGHOem pic.twitter.com/MZJUySxDCN

— CIES Football Obs (@CIES_Football) June 7, 2021

En cuarto lugar aparece el noruego Erling Haaland, con un valor de 155 millones de euros. La lista la cierra otro inglés, Mason Mount, valuado en 123 millones de euros.

¿Cómo se calculan estos valores? Son varios los factores que considera el algoritmo para definir una valoración monetaria, que se dividen en tres grandes áreas: jugador, club y contexto.

Del jugador se toman en cuenta su rendimiento reciente, edad y la duración de su contrato, además de si es seleccionado nacional o no. En relación al club, se toma en cuenta el nivel de la liga donde juega y el poderío económico del mismo, mientras que el contexto considera la inflación del mercado.

Phil Foden
(Clive Mason/Getty Images).

Esto explicaría, por ejemplo, que Kylian Mbappé no aparezca en el top 10: es uno de los mejores jugadores del mundo, pero apenas tiene un año de contrato restante y la liga francesa no tiene el nivel de la inglesa o española.

En tanto, jugadores importantes como los antes mencionados (Messi y Cristiano Ronaldo), si bien siguen jugando a gran nivel, por su edad y proyección ya no son los jugadores más caros del mundo.

De cualquier manera, sabemos que los algoritmos no siempre son perfectos.

Recomendaciones del editor