Ojo con el retorno: así se propaga el COVID-19 en la oficina

En Corea del Sur, así como en otros países del mundo, se ha comenzado a buscar la forma paulatina de retornar a lo que varios gobernantes han llamado “la nueva normalidad” tras el descenso en la meseta de contagios del coronavirus.

Sin embargo, los Centros Coreanos para el Control y la Prevención de Enfermedades publicaron un artículo que saldrá en la revista Emerging Infectious Diseases, donde se muestra el peligro de contagio que potencialmente existe en las oficinas.

Para eso, utilizaron como ejemplo el caso de un Call Center en Seúl, donde en marzo 97 de los 811 empleados dieron positivo por el virus. De los trabajadores enfermos, 94 se sentaron en el mismo piso, el edificio 11, y 79 estaban en la misma sección.

El mapa que se ve a continuación de hecho muestra la distribución en colores azules de cómo se propagó el COVID-19.

“A pesar de la considerable interacción entre los trabajadores en diferentes pisos del edificio X en los ascensores y el vestíbulo, la propagación de COVID-19 se limitó casi exclusivamente al piso 11, lo que indica que la duración de la interacción (o contacto) probablemente fue el principal facilitador para más propagación “, escribió el CDC coreano en su informe.

El coronavirus se inició con un trabajador del piso 10 (que nunca fue al piso 11) que dio positivo el 8 de marzo, luego todos los que trabajaban o vivían en el edificio se pusieron en cuarentena durante 14 días. El edificio tiene propiedades comerciales en los primeros 11 pisos y apartamentos residenciales del 13 al 18, lo que significa que los residentes y los trabajadores estaban en contacto en el vestíbulo y los ascensores.

Tras eso las autoridades hicieron test rápidos a más de mil personas del edificio y envío más de 16,000 mensajes de texto para alertar sobre el brote.

Cuatro pacientes estaban presintomáticos al momento de la prueba, y otros cuatro permanecieron asintomáticos durante las dos semanas completas de su cuarentena. Además, 34 de los miembros del hogar de los empleados dieron positivo. El grupo más grande de casos se descubrió entre personas que se sentaron cerca unas de otras en el piso 11. De los 216 empleados que trabajan allí, 94 se enfermaron. Eso significa que la tasa de ataque del virus, el porcentaje de un grupo que contrae la enfermedad, fue del 43.5%.

“Al evaluar a todas las personas potencialmente expuestas y sus contactos para facilitar el aislamiento de pacientes con casos COVID-19 sintomáticos y asintomáticos, podríamos haber ayudado a interrumpir las cadenas de transmisión”, escribieron los CDC coreanos en el informe. “A la luz del cambio a una pandemia global, recomendamos que las autoridades de salud pública realicen una vigilancia activa e investigación epidemiológica en este paisaje de COVID-19 en rápida evolución”.

Recomendaciones del editor