COVID-19: vinculan a China con ataque a farmacéutica de EEUU

La compañía Moderna habría sido atacada por piratas informáticos que tenían como objetivo robar datos desde este laboratorio de biotecnología, uno de los que encabeza el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus.

Así lo aseguró un funcionario de seguridad de Estados Unidos citado por Reuters, quien afirmó –a condición de anonimato– que los hackers habrían contado con el apoyo del Gobierno chino.

El funcionario no proporcionó más detalles, según la agencia británica.

Moderna es una compañía con sede en Estados Unidos que encabeza uno de los proyectos más avanzados para encontrar una vacuna contra la pandemia del coronavirus.

Su trabajo camina en paralelo al que desarrollan los laboratorios chinos Sinovac y Sinopharm, además de la iniciativa conjunta entre la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca.

Según la denuncia, los hackers habrían realizado “un reconocimiento” de la red informática de Moderna, con el objetivo de detectar posibles vulnerabilidades.

“Moderna sigue muy alerta ante posibles amenazas de ciberseguridad, manteniendo un equipo interno, servicios de soporte externo y buenas relaciones de trabajo con autoridades externas”, afirmó el portavoz de la compañía, Ray Jordan.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores en Beijing, Wang Wenbin, tildó la acusación como “infundada”, asegurando que su país lidera el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus. “No necesitamos ni debemos involucrarnos en el robo para lograr esta posición”, remarcó.

Otros laboratorios

El Departamento de Justicia de Estados Unidos había acusado el 7 de julio de 2020 a dos ciudadanos chinos, identificados como Li Xiaoyu y Dong Jiazhi, ​​de espiar al país norteamericano durante una década.

La acusación afirmaba que dentro de los objetivos los hackers incorporaron en los últimos meses de 2020 a tres entidades que participan en la investigación médica para combatir el coronavirus. Sin embargo, no entregaron sus nombres.

Con la revelación de que una de ellas sería Moderna, las otras dos restantes continúan en la incógnita. La acusación formal las describe como compañías con sede en California y Maryland.

Según Reuters, la descripción apunta a que serían los laboratorios Gilead Sciences Inc y Novavax Inc.

Gilead afirmó que no comentaba asuntos de seguridad informática, mientras que Novax declaró que están al tanto de “presuntas amenazas extranjeras identificadas en las noticias”.

Recomendaciones del editor