Exculpan a América de la expansión de la sífilis en Europa

Un estudio descartó que la expansión de la sífilis en Europa, una enfermedad que causó estragos entre los siglos XV y XVIII, se haya originado en América.

La forma en que esta enfermedad de transmisión sexual se propagó por Europa ha sido un extenso tema de debate entre investigadores: mientras algunos afirman que ya existía en este continente, otros sostienen que esta fue propagada por la tripulación de Cristóbal Colón que llegó a América.

Una investigación del Instituto de Medicina Evolutiva de la Universidad de Zúrich plantea que existe una posibilidad “razonable” de que la bacteria Treponema pallidum, que provoca la sífilis, entre otras enfermedades, existía en en Europa antes de que Colón partiera a América.

Los investigadores identificaron treponematosis —infecciones causadas por la bacteria Treponema— en restos humanos arqueológicos de Finlandia, Estonia y los Países Bajos que tienen una data de principios del siglo XV, antes de la llegada de los europeos a América.

El equipo dirigido por la paleogenetista Kerttu Majander también encontró patógenos de pian, una enfermedad que se transmite por contacto con la piel, que en la actualidad se registra en regiones tropicales y subtropicales.

Mapa del mundo
La sífilis habría existido en Europa antes de los viajes de Cristóbal Colón a América. Pexels

Los científicos también descubrieron que los restos del esqueleto encontrado en los Países Bajos contenían un patógeno con un linaje treponémico desconocido hasta ahora, que evolucionó en paralelo a la sífilis y al pian.

Como en Europa existían varias subespecies de Treponema pallidum relacionadas, es posible que las enfermedades persistieran en regiones superpuestas, advierten los investigadores en el estudio publicado en Current Biology.

La presencia en el norte de Europa también sugiere que las treponematosas endémicas ya se habían propagado ampliamente por el continente a principios de la era moderna.

Los análisis genéticos sugieren que el predecesor de todas las subespecies modernas de Treponema pallidum probablemente tiene unos 2,500 años, y que el de la sífilis venérea existió entre los siglos 12 y 16.

“El primer brote de sífilis conocido no puede atribuirse únicamente a los viajes de Colón a América”, afirmó Verena Schünemann, del Instituto de Medicina Evolutiva de la Universidad de Zúrich.

Actualmente, no existe una vacuna contra la sífilis, aunque la enfermedad cuenta con tratamientos que la curan rápidamente. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 10 millones de personas en el mundo se infectan cada año con la bacteria Treponema pallidum.

Recomendaciones del editor