Crean mantel inteligente que detecta todo tipo de objetos

Científicos han desarrollado una especie de mantel inteligente que puede reconocer objetos no metálicos como artículos de comida y cocina, líquidos, plástico y papel, de acuerdo con un estudio de Dartmouth College y Microsoft Research. La tela, llamada Capacitivo, detecta cambios en la carga eléctrica para identificar objetos de diferentes formas y tamaños.

Los investigadores afirman que las técnicas de detección existentes que utilizan tejidos suelen depender de entradas como el tacto del usuario. El nuevo sistema interactivo se basa en una técnica de “entrada implícita”, en la que el tejido no requiere la acción del objeto que está detectando.

Además, reconoce objetos en función de cambios en la carga eléctrica en sus electrodos causados por cambios en el campo eléctrico de un objeto. La diferencia de carga puede relacionarse con el tipo del material, el tamaño del objeto y la forma del área de contacto.

Por último, la información detectada sobre la carga eléctrica se compara con los datos almacenados en el sistema mediante técnicas de aprendizaje automático.

“El poder detectar objetos no metálicos es un gran avance para las telas inteligentes, ya que permite a los usuarios interactuar con una amplia variedad de artículos cotidianos de formas completamente nuevas”, afirmó Te-Yen Wu, estudiante de doctorado y autor principal del estudio.

Con una precisión de más de 94.5 por ciento en pruebas, el sistema es particularmente efectivo a la hora de distinguir frutas, desde aguacate hasta kiwi. No así cuando se le colocan artículos que no dejan huella firme en la tela, como las tarjetas de crédito.

En el momento que identifica un objeto o su estado, como cuando una planta en una maceta necesita riego, puede desencadenar una acción o un aviso.

Sobre sus aplicaciones, podría ayudar a encontrar artículos perdidos y ofrecer información a otros sistemas inteligentes, como rastreadores de dieta. Asimismo, podría guiar a los usuarios a la hora de preparar una receta.

Recomendaciones del editor