Cómo comprar una lavadora y secadora sin morir en el intento

Esto es todo lo que necesitas saber antes de comprar una lavadora y secadora

La oferta actualmente es tan extensa que comprar una lavadora y secadora puede llegar a ser un proceso abrumador. Uno se pierde con tantas funciones, sistemas, características, tamaños, modelos, precios… Pero es una adquisición importante, tanto por el gasto que conlleva como por lo necesarios que son ambos electrodomésticos, especialmente la lavadora. Por eso, si estás pensando en adquirir por primera vez o renovar ambas máquinas para el cuidado de la ropa, esta guía te va a facilitar mucho la vida, te lo aseguramos. Te contamos las claves para que aciertes con la compra. Después de leer toda la información, comprobarás que dar con los aparatos adecuados es más fácil de lo que parece.

APILABLE, AL LADO, GAS Y ELECTRICIDAD

comprar una lavadora y secadora

El tipo de lavadora y secadora que compres dependerá en gran medida del lugar en que los vayas a colocar en casa. Por ejemplo, la zona de lavandería puede que tenga que ir en un armario estrecho en tu casa, haciendo que tu única opción sea apilar ambos electrodomésticos. Las unidades para apilar tienden a ser más pequeñas, lo que significa que es posible que no quepan los edredones grandes en la máquina. Las secadoras están disponibles de gas o eléctricas, por lo que la compra dependerá de cuál de los dos sistemas utilizas en tu casa. Muchas secadoras compactas no tienen ventilación, lo que significa que no necesitan evacuar los gases al exterior.

EL TAMAÑO IMPORTA

Las lavadoras estándar a menudo tienen (pero no siempre) 27 o 27.5 pulgadas de ancho. Sus capacidades varían de 3.1 a 6.2 pies cúbicos. La mayoría tienen entre 3.5 y 4.6 pies cúbicos. La cantidad de ropa que lavará dependerá del tipo de lavadora: en una de carga frontal cabe más ropa y funciona mejor con prendas voluminosas, por ejemplo edredones, que una de carga superior con aspas o agitador. Las máquinas compactas suelen tener 24 pulgadas de ancho y tienen hasta 3.0 pies cúbicos de capacidad, aunque a menudo están más cerca de 2.2 o 2.4 pies cúbicos. Por lo general, puedes introducir en sus tambores entre 4 y 8 libras de ropa.

La capacidad también es importante a la hora de elegir un secador que acompañe a la lavadora. No compres una secadora que contenga menos ropa que tu lavadora, o de lo contrario te tocará secarla en varias veces. Para evitar esto, busca una secadora con aproximadamente el doble de capacidad que tu lavadora. Esto podría no ser posible con los modelos compactos: las lavadoras compactas de Bosch tienen 2.2 pies cúbicos de espacio, mientras que sus secadoras tienen 4 pies cúbicos. Si duplicas la capacidad, no deberías tener que sobrecargar tu secadora.

La lavadora y la secadora son aparatos grandes. Tal vez te estés preguntando si serás capaz de llevarlos a tu casa fácilmente. Las puertas y los pasillos en la mayoría de los hogares admiten objetos que puedan pasar por un espacio de 30 a 31 pulgadas de ancho. Independientemente del tipo de máquinas que termines comprando, asegúrate de contar con entre cuatro y seis pulgadas adicionales detrás de la lavadora y la secadora para las conexiones, además de una pulgada más o menos alrededor de los lados y la parte superior para facilitar el flujo de aire y hacer que sean más fáciles de retirar. Tampoco hay medidas estándar de altura o profundidad, por lo que es conveniente que también las tengas en cuenta. No olvides que las de carga superior necesitarán alrededor de 20 pulgadas para levantar la tapa, mientras que la puerta de un cargador frontal necesita de 20 a 25 pulgadas de espacio libre. Comprueba que las máquinas con cargador frontal elegidas son apilables, ya que no todas lo son.

EL GRAN DILEMA: CARGA FRONTAL VS. CARGA SUPERIOR

comprar una lavadora y secadora

Si estás poniendo tus máquinas de lavar debajo de un mostrador o apilándolas, necesitarás un sistema de carga frontal. Si tienes espacio para que las tapas o las puertas se abran hacia arriba o hacia afuera, entonces tienes que tomar una decisión entre uno de los dos sistemas. Cada uno ofrece ventajas y desventajas: los de carga superior suelen ser menos costosos, pero los de carga frontal son más eficientes, más suaves y se ha comprobado que limpian mejor.

Los cubos de lavado de las máquinas con carga superior son tan profundos que, para las personas de baja estatura, puede ser difícil llegar hasta el fondo para recoger la ropa. Cuando los examines en la tienda, abre la parte superior y comprueba si puedes tocar la parte inferior. Si tienes que inclinarte demasiado y te encuentras de puntillas, es probable que esta opción no sea para ti. ¿Realmente quieres ponerte de puntillas para lavar la ropa durante los próximos 10 años?

Hoy en día, muchos modelos de carga superior han renunciado al agitador interno (la gran aspa giratoria que se encuentra dentro de la máquina) para obtener más hueco en el contenedor. Algunos incluso tienen una cubeta de acero inoxidable. El beneficio de estos es que pueden manejar velocidades de centrifugado más altas. En última instancia, esto significa que empleará menos tiempo para secar la ropa. Las máquinas de carga frontal ofrecen mayores velocidades máximas de centrifugado, por lo que harán que el secado sea aún más eficiente.

Las máquinas de carga frontal tienden a ser más caras y tienen un montón de características, incluso en los modelos más básicos. Te avisamos, puede ser difícil encontrar una por menos de $500 dólares. Muchas de las nuevas lavadoras tienen sensores que tendrás que asegurarte de secar de vez en cuando para mantenerlos en buenas condiciones de funcionamiento. Algunos modelos podrían atraer el moho. Aunque la solución es fácil: o bien limpias de vez en cuando el área frontal donde puede acumularse el agua, o bien dejas la puerta abierta. Sí, la luz puede permanecer encendida durante uno o dos minutos si la puerta se deja abierta, pero se apaga.

comprar una lavadora y secadora

La otra cuestión a considerar es la de agacharse para abrir las puertas. Por supuesto, los fabricantes tiene esto en cuenta y ofrecen pedestales en los que se pueden colocar la lavadora y la secadora, que los hacen más altos y más fáciles de usar. Normalmente tienen cajones debajo para guardar el detergente y el suavizante de las prendas. Desafortunadamente, estos elevadores no están incluidos en el precio y generalmente te gastarás unos pocos cientos de dólares extra. De vez en cuando, algunas ofertas incluyen un descuento en los pedestales al comprar la lavadora y la secadora, pero no cuentes con él.

Otra cosa a considerar al comprar una lavadora y una secadora, ya sea apilable o de carga frontal, son las puertas. En general, la puerta de la secadora puedes cambiarla para que se abra en una dirección diferente. Sin embargo, casi todas las puertas de las lavadoras se abren de izquierda a derecha. Las máquinas Electrolux también pueden cambiar la dirección en la que se abre la puerta de la lavadora. En las casas construidas recientemente, esto ni siquiera será un problema debido a la forma en la que se instalan las conexiones de la lavadora y la secadora. Las casas viejas, sin embargo, pueden tener las conexiones al revés: en este caso necesitas poder cambiar la puerta de la lavadora para poder trasvasar la ropa fácilmente entre las dos máquinas.

Recomendaciones del editor