Qué es la prioridad a la apertura de tu cámara de fotos

Cómo utilizar el modo prioridad a la apertura de tu cámara como un profesional

Igual no te habías dado cuenta de que en el dial de funciones de tu cámara, junto a los modos Manual y Automático, se encuentra otro que viene indicado con una A o Av. Cuando giras el dial hasta esa letra no significa modo Amateur, sino que se refiere al modo prioridad a la apertura, que combina la flexibilidad del control manual con la comodidad de la exposición automática. Mientras que el modo a la prioridad de apertura es ideal para principiantes, el modo de cámara semiautomática también es utilizado a menudo por profesionales. Pero ¿exactamente qué es la prioridad de apertura? Es un ajuste muy habitual entre muchos fotógrafos por varias razones. A continuación te explicamos cómo utilizar el modo prioridad a la apertura como un profesional, incluyendo un ajuste poco conocido que te ayudará a evitar que el “auto” en “modo semi-automático” arruine tus fotografías.

¿Qué es la apertura?

prioridad a la apertura

El uso del modo prioridad a la apertura requiere en primer lugar conocer qué es la apertura. La apertura es el tamaño de la abertura en la lente. Una abertura estrecha deja pasar poca luz, mientras que una abertura ancha deja pasar mucha más luz, al igual que una ventana grande ilumina una habitación más que una ventana pequeña. En el objetivo de una cámara, un número de apertura (f) bajo, como f/1.8, indica una apertura amplia, mientras que un número alto, como f/16, es una apertura estrecha.

Además de afectar a la cantidad de luz de la foto o a la exposición, la apertura también influye en gran medida en la profundidad de campo o en la cantidad de la imagen enfocada. Una apertura amplia crea una profundidad de campo pequeña, donde la distancia focal es limitada, dejando solo una pequeña parte de la escena nítida y el resto desenfocado. Una apertura pequeña crea una profundidad de campo amplia, es decir, que todo o casi todo en la foto está enfocado y nítido.

¿Qué es la prioridad a la apertura?

prioridad a la apertura
Apertura f/3.5

La prioridad a la apertura es un modo semiautomático de la cámara que permite al fotógrafo seleccionar manualmente la apertura mientras la cámara automatiza la velocidad de obturación. Es esencialmente lo contrario del modo prioridad a la obturación. La cámara también puede controlar automáticamente la ISO en este modo, aunque puedes ajustar manualmente la sensibilidad ISO si lo prefieres. La prioridad a la apertura se designa con una A en la mayoría de las cámaras, pero Canon y Pentax utilizan Av (por valor de apertura).

Es importante recordar que debido a que la prioridad a la apertura es un modo semiautomático, la exposición general sigue estando determinada por la cámara. Esto significa que una imagen podría salir demasiado oscura o demasiado brillante, igual que en el modo automático. Puedes utilizar la función compensación de exposición combinada con la prioridad a la apertura para controlar el brillo general de la imagen. El modo de medición de la luz también afectará a la forma en que la cámara expone la escena, y elegir la correcta puede ayudarte a asegurar que tus imágenes no estén sobreexpuestas o subexpuestas.

La medición evaluativa de la luz (modo matricial o evaluativo) tiene en cuenta la imagen completa cuando se ajusta la exposición. En este modo, obtendrás buenos resultados en un día nublado o con una iluminación uniforme, pero si el sujeto está retroiluminado, puede terminar con una silueta. El modo de medición puntual considera solo el sujeto o donde el punto focal debe establecer esa exposición (esto puede exponer el fondo por encima o por debajo, pero mantendrá el sujeto bien iluminado). Dado que el sujeto es la parte más importante de la imagen, muchos fotógrafos prefieren la medición puntual, aunque a veces la medición evaluativa es la mejor opción para los paisajes.

Por lo tanto, el uso del modo de prioridad a la apertura no tiene que ver con el control de la exposición, sino con el control de la profundidad de campo. Si deseas que el fondo suave y desenfocado y la velocidad de obturación no sean importantes, la prioridad a la apertura es el modo de disparo ideal. Lo mismo se aplica para mantener más de la imagen enfocada, como cuando se toman fotos de grupo o cuando se captura una imagen de un paisaje.

El secreto para utilizar con éxito la prioridad a la apertura

prioridad a la apertura
Apertura f/10

Disparar con prioridad a la apertura es tan sencillo como girar el dial al modo a A o Av, pero un ajuste oculto en el menú de la cámara podría ayudarte a sacarle más partido. Con la función ISO Automático activada, puedes ir al menú de la cámara y establecer un límite para la velocidad mínima de obturación. ¿Por qué querrías hacer esto? Simple: para evitar la borrosidad que puede resultar de que la cámara seleccione un obturador que sea demasiado lento para congelar el movimiento. Aunque la velocidad de obturación puede no ser importante para una toma en particular, normalmente hay al menos una velocidad mínima aceptable, al menos si estás sosteniendo manualmente una cámara o fotografiando un sujeto que no está perfectamente inmóvil. Establecer un límite de velocidad de obturación asegura que la velocidad de obturación no caiga por debajo de ese umbral y que la cámara aumente la ISO para compensar cuando sea necesario.

Generalmente, el ISO Automático tiene tres ajustes diferentes. En primer lugar, puedes elegir el ISO más bajo y el ISO más alto que la cámara te permita. Recomendamos ajustar primero al ISO nativo más bajo disponible en tu cámara, a menudo ISO 100 o 200. A continuación, ajusta el ISO más alto que creas que tu cámara puede capturar sin degradar significativamente la calidad de la imagen. Esto dependerá de tu modelo específico de cámara, pero probablemente esté en el rango de ISO 3,200 a 6,400.

Una vez ajustado el rango ISO automático, ajusta la velocidad mínima de obturación en función del equipo que estés utilizando y del sujeto que estés fotografiando. Puedes conseguir una velocidad de obturación más lenta en un objetivo gran angular que en un teleobjetivo. Del mismo modo, puedes utilizar un obturador más lento para paisajes o naturalezas muertas que para deportes u otros objetos en movimiento.

Los pasos exactos para configurar el ISO Automático dependen del modelo de cámara que estés utilizando; la mayoría de las cámaras tienen las opciones del menú de disparo en Ajustes ISO o un nombre similar. Una vez configurados los umbrales en el menú, algunas cámaras también te permitirán cambiar de una configuración ISO a un ISO automático utilizando controles físicos. Si no estás seguro, puedes encontrar el proceso exacto en el manual de usuario de su cámara.

La prioridad a la apertura es mejor que la prioridad de obturación

La prioridad a la apertura es el modo favorito de muchos fotógrafos. Entonces, ¿por qué la prioridad a la apertura destaca por encima de la prioridad de obturación? La posibilidad de establecer un límite de velocidad de obturación mediante la función ISO Automático ofrece un mayor control, al tiempo que proporciona las ventajas de disparar en un modo parcialmente automático. Por otro lado, la prioridad del obturador no te permite establecer un límite para la apertura. En la prioridad a la apertura, puedes ajustar la apertura y establecer un límite para la velocidad de obturación, pero la cámara seguirá realizando ajustes para adaptarse rápidamente a las condiciones de luz cambiantes.

Hay otra razón por la que es más fácil trabajar con la prioridad a la apertura: simplemente hay menos opciones de f entre las que elegir en comparación con las velocidades de obturación. Casi siempre habrá una velocidad de obturación para emparejarse con cualquier apertura dada, pero lo contrario no es así. En la prioridad de obturación, puedes seleccionar fácilmente un obturador que esté muy por encima de la capacidad de compensación de la apertura,  después de todo, solo puede abrirse hasta cierto punto. Por esta razón, algunos fotógrafos avanzados incluso utilizan la prioridad a la apertura cuando lo que realmente quieren es controlar el obturador, porque saben que seleccionando la apertura más amplia obtendrán la velocidad de obturación más rápida que aun así produce una exposición adecuada. Por otro lado, la simple selección de la velocidad de obturación más rápida en el modo de prioridad a la obturación puede dar lugar a una imagen subexpuesta si el diafragma no puede abrirse lo suficiente.

El modo prioridad a la apertura no sustituirá al modo manual en los escenarios más complicados, pero en muchas tomas, la configuración de la cámara ofrece a los fotógrafos el máximo control sin tener que ajustar la configuración cada vez que cambia la iluminación. Es un gran primer paso más allá del modo automático para principiantes y una herramienta sorprendentemente poderosa para fotógrafos experimentados.

Recomendaciones del editor