Skip to main content

Hubble detecta un escudo protector de gas en una galaxia

Nuestra galaxia, la Vía Láctea, no está sola en nuestro rincón del universo, así como los millones de galaxias distantes que existen, tenemos dos vecinas cercanas. Las Nubes de Magallanes Grandes y Pequeñas son pequeñas galaxias satélite, unidas a nuestra galaxia por la gravedad y orbitando a su alrededor.

Las fuerzas que experimentan estas galaxias son enormes, con la fuerza gravitacional que la Vía Láctea ejerce tirando de ellas, pero a pesar de esto, de alguna manera se han mantenido intactas durante miles de millones de años. Ahora, la investigación utilizando el Telescopio Espacial Hubble explica cómo sucedió esto, revelando un escudo protector que ha mantenido a salvo a estas galaxias más pequeñas.

La Corona de Magallanes, un halo difuso de gas caliente y sobrealimentado que rodea las Nubes de Magallanes Pequeñas y Grandes, que se muestra en púrpura.

El escudo protector, conocido como corona, está formado por gas caliente sobrealimentado y rodea las nubes de Magallanes. Esto mantiene el gas dentro de las galaxias, lo cual es vital ya que es lo que les permite continuar formando nuevas estrellas. Extendiéndose a 100.000 años luz de las galaxias enanas, la corona ha impedido que la Vía Láctea más masiva retire todo su gas. «Las galaxias se envuelven en capullos gaseosos, que actúan como escudos defensivos contra otras galaxias», explicó uno de los investigadores, Andrew Fox, del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial, en un comunicado.

Estas estructuras de escudo habían sido teorizadas por los astrónomos antes, pero nunca habían sido observadas porque son muy difíciles de ver. Los investigadores tuvieron que buscar en los datos de archivo del Hubble para observar los cuásares, que son extremadamente brillantes. Son tan brillantes que hacen que el escudo sea visible como una neblina, y al observar 28 cuásares, los investigadores pudieron identificar la corona. Vieron más gas alrededor del centro de la Gran Nube de Magallanes, que se estrecha hacia sus bordes.

«Es una firma reveladora perfecta que esta corona está realmente allí», dijo Krishnarao. «Realmente está envolviendo la galaxia y protegiéndola».

La investigación se publica en la revista Nature.

Recomendaciones del editor