Skip to main content

Telescopio de ESO capta una hermosa “mariposa espacial”

Un telescopio del Obsevatorio Austral Europeo (ESO), ubicado en el norte de Chile, captó imágenes nítidas de una “mariposa espacial”, una burbuja de gas conocida como NGC 2899.

En un comunicado, ESO informó que “es la primera vez que se obtiene una imagen de este objeto con tanto detalle, incluso se distinguen los débiles bordes exteriores de la nebulosa planetaria brillando sobre las estrellas de fondo”.

De acuerdo con lo investigadores del observatorio, las vastas franjas de gas de NGC 2899 se extienden hasta un máximo de dos años luz desde su centro.

El objeto, situado entre 3,000 y 6,500 años luz de distancia, en la constelación austral de Vela, tiene dos estrellas centrales que, se cree, son las responsables de su aspecto casi simétrico.

La burbuja “brilla más intensamente, frente a las estrellas de la Vía Láctea, a medida que el gas alcanza temperaturas superiores a diez mil grados”, destacan en ESO.

Mariposa espacial captada por el ESO
ESO

Las altas temperaturas se deben a la gran cantidad de radiación proveniente de la estrella madre, lo que hace que el gas de hidrógeno que hay en la nebulosa brille con un halo rojizo alrededor del gas de oxígeno, que brilla en tonos azules.

Los expertos señalan que cuando una estrella llega al final de su vida y se desprende de sus capas externas, otra estrella interfiere con el flujo de gas, dando forma al doble lóbulo que se puede observar en la foto.

Los astrónomos pudieron captar esta imagen con alto nivel de detalle, utilizando el instrumento FORS (FOcal Reducer and low dispersion Spectrograph, reductor focal y espectrógrafo de baja dispersión).

Este instrumento de alta resolución fue uno de los primeros en instalarse en ESO y está detrás de muchas de las hermosas imágenes y descubrimientos del observatorio.

FORS ha permitido observar la luz emitida por ondas gravitacionales, ha investigado el primer asteroide interestelar conocido y se ha utilizado para estudiar en profundidad la física detrás de la formación de nebulosas planetarias complejas.

Recomendaciones del editor

Alejandro Manriquez
Ex escritor de Digital Trends en Español
James Webb observa un exoplaneta extremadamente caliente con vientos de 5.000 mph
descubren exoplaneta extremadamente caliente con vientos cinco mil millas wasp 43b

Los astrónomos que utilizan el telescopio espacial James Webb han modelado el clima en un exoplaneta distante, revelando vientos que azotan el planeta a velocidades de 5,000 millas por hora.

Los investigadores observaron el exoplaneta WASP-43 b, ubicado a 280 años luz de distancia. Es un tipo de exoplaneta llamado Júpiter caliente que tiene un tamaño y una masa similares a Júpiter, pero orbita mucho más cerca de su estrella a solo 1,3 millones de millas de distancia, mucho más cerca que Mercurio del Sol. Está tan cerca de su estrella que la gravedad lo mantiene en su lugar, con un lado siempre mirando hacia la estrella y el otro siempre mirando hacia el espacio, de modo que un lado (llamado lado diurno) está ardiendo y el otro lado (llamado lado nocturno) es mucho más frío. Esta diferencia de temperatura crea vientos épicos que azotan el ecuador del planeta.
El concepto de este artista muestra cómo podría ser el exoplaneta gigante gaseoso WASP-43 b. WASP-43 b es un planeta del tamaño de Júpiter que gira alrededor de una estrella a unos 280 años luz de distancia en la constelación de Sextans. NASA, ESA, CSA, Ralf Crawford (STScI)
"Con el Hubble, pudimos ver claramente que hay vapor de agua en el lado diurno. Tanto el Hubble como el Spitzer sugirieron que podría haber nubes en el lado nocturno", explicó el autor principal de la investigación, Taylor Bell, del Instituto de Investigación Ambiental del Área de la Bahía, en un comunicado. "Pero necesitábamos mediciones más precisas de Webb para comenzar a mapear realmente la temperatura, la cobertura de nubes, los vientos y la composición atmosférica más detallada alrededor del planeta".

Leer más
James Webb captura el borde de la hermosa Nebulosa Cabeza de Caballo
telescopio espacial james webb nebulosa cabeza de caballo cola

Una nueva imagen del telescopio espacial James Webb muestra la vista infrarroja más nítida hasta la fecha de una parte de la famosa Nebulosa Cabeza de Caballo, una icónica nube de polvo y gas que también se conoce como Barnard 33 y se encuentra a unos 1.300 años luz de distancia.

La Nebulosa Cabeza de Caballo es parte de una gran nube de gas molecular llamada Orión B, que es una región de formación estelar muy concurrida donde están naciendo muchas estrellas jóvenes. Esta nebulosa se formó a partir de una nube de material que se derrumba y que está iluminada por una estrella brillante y caliente ubicada cerca. La imagen muestra la parte superior de la nebulosa, atrapando la sección que forma la "crin del caballo".
El telescopio espacial James Webb de la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense ha capturado las imágenes infrarrojas más nítidas hasta la fecha de uno de los objetos más distintivos de nuestros cielos, la Nebulosa Cabeza de Caballo. Estas observaciones muestran una parte de la icónica nebulosa bajo una luz completamente nueva, capturando su complejidad con una resolución espacial sin precedentes. ESA/Webb, NASA, CSA, K. Misselt (Universidad de Arizona) y A. Abergel (IAS/Universidad Paris-Saclay, CNRS)
Esta imagen fue tomada con el instrumento NIRCam de Webb, que mira en la longitud de onda del infrarrojo cercano (justo más allá del rango de lo que es visible para el ojo humano). Muestra muchas galaxias de fondo y estrellas brillantes, así como la nube de material en la parte inferior.

Leer más
Basura de la Estación Espacial cayó sobre una casa en EE.UU., confirma la NASA
confirmado nasa basura estacion espacial internacional cayo sobre casa estados unidos

Un poste normal (izquierda) y el recuperado del equipo de apoyo de vuelo de la NASA utilizado para montar las baterías de la Estación Espacial Internacional en un palé de carga. El poste recuperado sobrevivió a la reentrada a través de la atmósfera terrestre el 8 de marzo de 2024 e impactó en una casa en Florida. NASA
Cuando el hijo de Alejandro Otero lo llamó el 8 de marzo para decirle que algo se había estrellado contra el techo de su casa, inicialmente pensó que podría haber sido un meteorito.

Pero cuando llegó a casa e inspeccionó el objeto, inmediatamente se dio cuenta de que era hecho por el hombre.

Leer más