Netflix rescata la trágica historia del Challenger con serie documental

El fatal accidente sufrido por el transbordador Challenger en enero de 1986 constituye uno de los capítulos más trágicos en la historia de la carrera espacial.

La nave explotó apenas segundos después de haber despegado desde la base de Cabo Cañaveral, ante los ojos de millones de televidentes que seguían el lanzamiento en directo y la mirada incrédula de los propios familiares de los astronautas.

La tragedia terminó con los nueve tripulantes fallecidos y marcó el fin de una etapa de la carrera espacial.

Netflix ha querido recordar la historia detrás del desastre con el estreno de Challenger: El vuelo final, serie documental de cuatro capítulos producida por J. J. Abrams (Lost, Star Wars) y a cargo de Steven Leckart, uno de sus directores.

“Recuerdo que quería ser astronauta y que quería ir al espacio. Y entonces recuerdo que el Challenger destruyó completamente ese sueño”, señala Leckart.

A través de información documental y el testimonio de los familiares de los fallecidos, la serie logra acercarse a la intimidad de los miembros de la tripulación y las particularidades que la convertían en una misión histórica.

El grupo incluía a la profesora Christa McAuliffe, la primera civil en ir al espacio. También estaba Judith Resnik, la segunda mujer estadounidense y la primera judía en el espacio; además de Ronald McNair, el segundo afroamericano y Ellison S. Onizuka, el primer asiático estadounidense.

La serie también deja espacio a la polémica, especialmente al incómodo y cuestionado escenario en el que quedó la NASA luego de la tragedia.

“La serie desplaza esta historia de ser una tragedia a un escándalo. Pero también realiza un trabajo elegante al transmitir con precisión por qué la NASA sintió que necesitaba el impulso de una misión rápida y popular, y lo que podría haber ganado”, señala una crítica publicada por Variety.

En los primeros días posteriores a su estreno, a mediados de septiembre, la serie tuvo una buena acogida entre el público, especialmente por el tratamiento cercano y humano con el que aborda el histórico accidente y a quienes lo protagonizaron.

“Quisimos humanizar a estos astronautas, que el público conociera a estos personajes y tratar de que comprendan el lado humano de toda esta historia”, afirmó Daniel Junge, coproductor de la serie.

Recomendaciones del editor