Skip to main content

La galaxia Rueda de Carro cómo nunca antes se vio gracias al James Webb

El telescopio espacial James Webb nos sigue demostrando su potencia, y ahora fue el turno de una imagen reveladora de la galaxia Rueda de Carro (Cartwheel),  revelando nuevos detalles sobre la formación estelar y el agujero negro central de la galaxia.

Esta imagen de la Cartwheel y sus galaxias compañeras es un compuesto de la Cámara de Infrarrojo Cercano (NIRCam) y el Instrumento de Infrarrojo Medio (MIRI) de Webb, que revela detalles que son difíciles de ver solo en las imágenes individuales.

Imagen utilizada con permiso del titular de los derechos de autor

En medio de los remolinos rojos de polvo, hay muchos puntos azules individuales, que representan estrellas individuales o bolsas de formación estelar. NIRCam también define la diferencia entre las poblaciones de estrellas más viejas y el polvo denso en el núcleo y las poblaciones de estrellas más jóvenes fuera de él.

Esta galaxia se formó como resultado de una colisión a alta velocidad que ocurrió hace unos 400 millones de años. La Rueda del Carro se compone de dos anillos, un anillo interior brillante y un anillo exterior colorido. Ambos anillos se expanden hacia afuera desde el centro de la colisión como ondas de choque.

Las observaciones de Webb subrayan que el Cartwheel se encuentra en una etapa muy transitoria. La galaxia, que presumiblemente era una galaxia espiral normal como la Vía Láctea antes de su colisión, continuará transformándose.

Recomendaciones del editor

Diego Bastarrica
Diego Bastarrica es periodista y docente de la Universidad Diego Portales de Chile. Especialista en redes sociales…
James Webb capta una espectacular imagen de una estrella recién nacida
james webb captura espectacular imagen estrella recien nacida herbig haro 797

Una nueva imagen de un objeto Herbig-Haro capturada por el telescopio espacial James Webb muestra los dramáticos flujos de salida de una estrella joven. Estas llamaradas luminosas se crean cuando los vientos estelares se disparan en direcciones opuestas a las estrellas recién nacidas, a medida que los chorros de gas chocan contra el polvo y el gas cercanos a una velocidad tremenda. Estos objetos pueden ser enormes, de hasta varios años luz de diámetro, y brillan intensamente en las longitudes de onda infrarrojas en las que opera el James Webb.

Esta imagen muestra el objeto Herbig-Haro HH 797, que se encuentra cerca del cúmulo estelar IC 348, y también está cerca de otro objeto Herbig-Haro que Webb capturó recientemente: HH 211.
El telescopio espacial James Webb de la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense revela intrincados detalles del objeto Herbig Haro 797 (HH 797). Los objetos Herbig-Haro son regiones luminosas que rodean a las estrellas recién nacidas (conocidas como protoestrellas), y se forman cuando los vientos estelares o los chorros de gas que arrojan estas estrellas recién nacidas forman ondas de choque que chocan con el gas y el polvo cercanos a altas velocidades. ESA/Webb, NASA Y CSA, T. Ray (Instituto de Estudios Avanzados de Dublín)
La imagen fue tomada utilizando el instrumento de la Cámara de Infrarrojo Cercano (NIRCam) de Webb, que es particularmente adecuado para investigar estrellas jóvenes, explican los científicos de Webb en un comunicado: "Las imágenes infrarrojas son una forma poderosa de estudiar las estrellas recién nacidas y sus flujos de salida, porque las estrellas más jóvenes todavía están invariablemente incrustadas dentro del gas y el polvo a partir del cual se forman. La emisión infrarroja de los flujos de salida de la estrella penetra en el gas y el polvo que oscurecen, lo que hace que los objetos de Herbig-Haro sean ideales para la observación con los instrumentos infrarrojos sensibles de Webb.

Leer más
James Webb capta un evento absolutamente inusual en Júpiter
james webb detecta evento inusual jupiter corriente de chorro j  piter

Un inusual evento capturó estos días el Telescopio Espacial James Webb en Júpiter, ya que más allá de sus habituales vientos y nubes, ahora se detectó una corriente en chorro a alta velocidad.

Un equipo de investigadores se dio cuenta de que hay una corriente en chorro de alta velocidad en el planeta que tiene más de 3.000 millas (4.800 kilómetros) de ancho y viaja a unas 320 mph (515 kph). Esto es algo que nunca se había visto antes. Se asemeja a un huracán categoría 5 acá en la Tierra.

Leer más
James Webb detecta sorprendente material en nubes de exoplaneta
james webb detecta sorprendente material nubes exoplaneta 1 miri wasp 17b

El telescopio espacial James Webb de la NASA sigue haciendo de las suyas, y ahora acaba de detectar un sorprendente material en nubes de gas de un gigante exoplaneta llamado WASP-17 b.
Se encontraron nanocristales de cuarzo en las nubes de gran altitud de WASP-17 b, en el exoplaneta a 1.300 años luz de la Tierra. La detección, que fue posible de manera única con el MIRI (instrumento de infrarrojo medio) de Webb, marca la primera vez que se detectan partículas de sílice (SiO2) en la atmósfera de un exoplaneta.

"¡Estábamos encantados!", dijo David Grant, investigador de la Universidad de Bristol en el Reino Unido y primer autor de un artículo que se publica hoy en Astrophysical Journal Letters. "Sabíamos por las observaciones del Hubble que debía haber aerosoles (partículas diminutas que forman nubes o neblina) en la atmósfera de WASP-17 b, pero no esperábamos que estuvieran hechos de cuarzo".
Los silicatos (minerales ricos en silicio y oxígeno) constituyen la mayor parte de la Tierra y la Luna, así como otros objetos rocosos de nuestro sistema solar, y son extremadamente comunes en toda la galaxia. Pero los granos de silicato detectados previamente en las atmósferas de exoplanetas y enanas marrones parecen estar hechos de silicatos ricos en magnesio como el olivino y el piroxeno, no solo de cuarzo, que es SiO2 puro.
Con un volumen más de siete veces el de Júpiter y una masa inferior a la mitad de Júpiter, WASP-17 b es uno de los exoplanetas más grandes e hinchados conocidos. Esto, junto con su corto período orbital de solo 3,7 días terrestres, hace que el planeta sea ideal para la espectroscopia de transmisión: una técnica que consiste en medir los efectos de filtrado y dispersión de la atmósfera de un planeta en la luz de las estrellas.

Leer más