Skip to main content

James Webb detecta polvo antiguo de las primeras supernovas

Puede que el polvo no suene como el más interesante de los temas, pero para un cierto grupo de astrónomos, es emocionante. Los investigadores utilizaron recientemente el Telescopio Espacial James Webb para identificar granos de polvo del universo temprano, que podrían haber sido producidos por las primeras supernovas.

James Webb es una herramienta poderosa porque permite a los investigadores identificar galaxias extremadamente distantes y, por lo tanto, extremadamente antiguas. Webb se puede utilizar no sólo para identificar estas galaxias tempranas, sino también para tomar espectros de ellas, que pueden revelar su composición química al ver qué longitudes de onda de luz absorben. Como parte de un sondeo llamado JWST Advanced Deep Extragalactic Survey o JADES, el instrumento NIRCam de Webb tomó esta imagen de una región del cielo llamada GOODS-South. Dentro de esa imagen, los investigadores utilizaron el instrumento NIRSpec de Webb para observar los espectros de galaxias tempranas como JADES-GS-z6.

Esta imagen destaca la ubicación de la galaxia JADES-GS-z6 en una porción de un área del cielo conocida como GOODS-South, que se observó como parte del JWST Advanced Deep Extragalactic Survey, o JADES.
Esta imagen destaca la ubicación de la galaxia JADES-GS-z6 en una porción de un área del cielo conocida como GOODS-South, que se observó como parte del JWST Advanced Deep Extragalactic Survey, o JADES. ESA/Webb, NASA, ESA, CSA, B. Robertson (UC Santa Cruz), B. Johnson (Center for Astrophysics, Harvard & Smithsonian), S. Tacchella (University of Cambridge, M. Rieke (Univ. of Arizona), D. Eisenstein (Center for Astrophysics, Harvard & Smithsonian), A. Pagan (STScI)

Usando el espectrógrafo, los investigadores encontraron evidencia de granos ricos en carbono en nubes de polvo. Eso parece ser similar a los hallazgos de compuestos llamados hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), sin embargo, no habría sido posible que estos compuestos complejos se hubieran formado tan temprano en el universo.

Esto es complicado porque los espectros pueden parecer similares para diferentes productos químicos. En este caso, podría ser que la pequeña varianza encontrada por los investigadores sea significativa: su característica fue más prominente a 226.3 nanómetros, mientras que los HAP suelen ser más prominentes a 217.5 nanómetros. Esa es una discrepancia muy pequeña, pero podría deberse a una mezcla de partículas presentes en el polvo.

«Este ligero cambio en la longitud de onda de donde la absorción es más fuerte sugiere que podemos estar viendo una mezcla diferente de granos, por ejemplo, granos similares al grafito o al diamante», dijo el autor principal de la investigación, Joris Witstok de la Universidad de Cambridge, en un comunicado. Witstok continuó explicando que esta mezcla podría haber surgido debido a supernovas tempranas o estrellas grandes llamadas estrellas Wolf-Rayet: «Esto también podría ser producido en escalas de tiempo cortas por estrellas Wolf-Rayet o eyecciones de supernovas».

Desde que comenzó el trabajo con Webb el año pasado, los astrónomos han notado que las galaxias tempranas parecen ser considerablemente más numerosas y más masivas de lo que nadie había predicho, lo que, junto con evidencia como este descubrimiento, los está llevando a repensar sus suposiciones sobre el universo temprano.

«Este descubrimiento implica que las galaxias infantiles en el Universo temprano se desarrollan mucho más rápido de lo que nunca anticipamos», dijo el investigador Renske Smit de la Universidad John Moores de Liverpool. «Webb nos muestra una complejidad de los primeros lugares de nacimiento de estrellas (y planetas) que los modelos aún no han explicado».

La investigación se publica en la revista Nature.

Recomendaciones del editor

Diego Bastarrica
Diego Bastarrica es periodista y docente de la Universidad Diego Portales de Chile. Especialista en redes sociales…
Impresionante imagen muestra el corazón palpitante de la Vía Láctea
impresionante imagen corazon palpitante via lactea casey horner cuddqwqnclc unsplash

Una nueva imagen del telescopio espacial James Webb muestra el corazón de nuestra galaxia, en una región cercana al agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea, Sagitario A*. La imagen muestra una región de formación estelar donde los filamentos de polvo y gas se agrupan para dar a luz a nuevas estrellas bebés.

La imagen fue capturada utilizando el instrumento NIRCam de Webb, una cámara que mira en la parte del infrarrojo cercano del espectro electromagnético con longitudes de onda más cortas mostradas en azul y cian y longitudes de onda más largas mostradas en amarillo y rojo.
La vista completa del instrumento NIRCam (Cámara de Infrarrojo Cercano) del Telescopio Espacial James Webb de la NASA/ESA/CSA revela una porción de 50 años luz de ancho del denso centro de la Vía Láctea. Se estima que 500.000 estrellas brillan en esta imagen de la región de Sagitario C (Sgr C), junto con algunas características aún no identificadas. NASA, ESA, CSA, STScI, S. Crowe (UVA)
Esta región se llama Sagitario C, y se encuentra a unos 300 años luz de distancia del agujero negro supermasivo Sagitario A*. Como referencia, la Tierra se encuentra mucho más lejos del centro galáctico, a una distancia de unos 26.000 años luz de Sagitario A*.

Leer más
James Webb capta un evento absolutamente inusual en Júpiter
james webb detecta evento inusual jupiter corriente de chorro j  piter

Un inusual evento capturó estos días el Telescopio Espacial James Webb en Júpiter, ya que más allá de sus habituales vientos y nubes, ahora se detectó una corriente en chorro a alta velocidad.

Un equipo de investigadores se dio cuenta de que hay una corriente en chorro de alta velocidad en el planeta que tiene más de 3.000 millas (4.800 kilómetros) de ancho y viaja a unas 320 mph (515 kph). Esto es algo que nunca se había visto antes. Se asemeja a un huracán categoría 5 acá en la Tierra.

Leer más
James Webb detecta sorprendente material en nubes de exoplaneta
james webb detecta sorprendente material nubes exoplaneta 1 miri wasp 17b

El telescopio espacial James Webb de la NASA sigue haciendo de las suyas, y ahora acaba de detectar un sorprendente material en nubes de gas de un gigante exoplaneta llamado WASP-17 b.
Se encontraron nanocristales de cuarzo en las nubes de gran altitud de WASP-17 b, en el exoplaneta a 1.300 años luz de la Tierra. La detección, que fue posible de manera única con el MIRI (instrumento de infrarrojo medio) de Webb, marca la primera vez que se detectan partículas de sílice (SiO2) en la atmósfera de un exoplaneta.

"¡Estábamos encantados!", dijo David Grant, investigador de la Universidad de Bristol en el Reino Unido y primer autor de un artículo que se publica hoy en Astrophysical Journal Letters. "Sabíamos por las observaciones del Hubble que debía haber aerosoles (partículas diminutas que forman nubes o neblina) en la atmósfera de WASP-17 b, pero no esperábamos que estuvieran hechos de cuarzo".
Los silicatos (minerales ricos en silicio y oxígeno) constituyen la mayor parte de la Tierra y la Luna, así como otros objetos rocosos de nuestro sistema solar, y son extremadamente comunes en toda la galaxia. Pero los granos de silicato detectados previamente en las atmósferas de exoplanetas y enanas marrones parecen estar hechos de silicatos ricos en magnesio como el olivino y el piroxeno, no solo de cuarzo, que es SiO2 puro.
Con un volumen más de siete veces el de Júpiter y una masa inferior a la mitad de Júpiter, WASP-17 b es uno de los exoplanetas más grandes e hinchados conocidos. Esto, junto con su corto período orbital de solo 3,7 días terrestres, hace que el planeta sea ideal para la espectroscopia de transmisión: una técnica que consiste en medir los efectos de filtrado y dispersión de la atmósfera de un planeta en la luz de las estrellas.

Leer más