Skip to main content

James Webb captura remolinos de polvo y gas en galaxias cercanas

El Telescopio Espacial James Webb está ayudando a los astrónomos a mirar en las galaxias cercanas y ver las elaboradas estructuras de polvo y gas que son creadas y necesarias para la formación estelar.

El proyecto Physics at High Angular Resolution in Nearby Galaxies, o PHANGS, consiste en utilizar datos de diferentes telescopios para observar galaxias cercanas a nosotros. Mediante el uso de telescopios como el Telescopio Espacial Hubble y el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, los investigadores pueden recopilar datos en diferentes longitudes de onda, como la luz visible y las longitudes de onda de radio.

Ahora, el Telescopio Espacial James Webb puede agregar sus datos al proyecto con su capacidad de mirar en la longitud de onda infrarroja. Mirar en el infrarrojo permite a Webb mirar a través de nubes de polvo que serían opacas en la longitud de onda de la luz visible para ver estructuras como el gas y el polvo que rodean las galaxias.

«Las imágenes de alta resolución necesarias para estudiar estas estructuras han evadido durante mucho tiempo a los astrónomos, es decir, hasta que Webb entró en escena. Las poderosas capacidades infrarrojas de Webb pueden atravesar el polvo para conectar las piezas faltantes del rompecabezas», escriben los científicos de Webb. «Por ejemplo, las longitudes de onda específicas observables por MIRI (7,7 y 11,3 micras) son sensibles a la emisión de hidrocarburos aromáticos policíclicos, que desempeñan un papel crucial en la formación de estrellas y planetas. Estas moléculas fueron detectadas por Webb en las primeras observaciones del programa PHANGS.

Por ejemplo, esta imagen de la galaxia NGC 1433, tomada con el instrumento MIRI de Webb, muestra el resplandor brillante de las estrellas jóvenes en los brazos espirales de la galaxia. Estas estrellas emiten radiación que expulsa el polvo y el gas, esculpiéndolo en formas que luego brillan en el rango infrarrojo en el que opera Webb.

La galaxia espiral barrada NGC 1433 adquiere un aspecto completamente nuevo cuando es observada por el Instrumento de Infrarrojo Medio (MIRI) de Webb.
Esta imagen tomada por el Telescopio Espacial James Webb de la NASA / ESA / CSA muestra una de un total de 19 galaxias objetivo de estudio por la colaboración Physics at High Angular Resolution in Nearby Galaxies (PHANGS). La cercana galaxia espiral barrada NGC 1433 adquiere un aspecto completamente nuevo cuando es observada por el Instrumento de Infrarrojo Medio (MIRI) de Webb. NASA, ESA, CSA, y J. Lee (NOIRLab), A. Pagan (STScI)

La siguiente imagen muestra la galaxia NGC 7496, también tomada con el instrumento MIRI de Webb. Esta galaxia espiral barrada tiene una región central ocupada llamada núcleo galáctico activo que brilla intensamente y está flanqueada por dos brazos espirales brillantes. Las formas esculpidas de los brazos espirales se deben a filamentos de gas que se extienden alrededor de enormes burbujas de gas.

Los brazos espirales de NGC 7496 están llenos de burbujas cavernosas y conchas que se superponen entre sí en esta imagen del Instrumento de Infrarrojo Medio (MIRI) de Webb.
NGC 7496 se encuentra a más de 24 millones de años luz de distancia de la Tierra en la constelación de Grus. En esta imagen de NGC 7496, se asignaron azul, verde y rojo a los datos MIRI de Webb a 7.7, 10 y 11.3, y 21 micras (los filtros F770W, F1000W y F1130W, y F2100W, respectivamente). NASA, ESA, CSA, y J. Lee (NOIRLab), A. Pagan (STScI)

Hasta ahora, Webb ha recopilado datos de cinco galaxias cercanas, con más observaciones de un total de 19 galaxias por venir en el futuro.

La investigación se publica en The Astrophysical Journal Letters.

Recomendaciones del editor

Diego Bastarrica
Diego Bastarrica es periodista y docente de la Universidad Diego Portales de Chile. Especialista en redes sociales…
James Webb detecta una molécula importante en nebulosa de Orión
james webb detecta molecula importante nebulosa orion de ori  n

La Nebulosa de Orión es famosa por su belleza, pero también fue el sitio de un reciente descubrimiento científico emocionante. El Telescopio Espacial James Webb ha detectado una molécula importante en un disco de escombros formador de planetas dentro de la nebulosa. La molécula, llamada catión metilo (CH3+), es un compuesto de carbono que es importante para la formación de la vida y nunca antes se había observado en el espacio.
Esta imagen es la vista de NIRCam de la región de Orion Bar estudiada por el equipo de astrónomos. Bañada por la dura luz ultravioleta de las estrellas del cúmulo del trapecio, es un área de intensa actividad, con formación estelar y astroquímica activa. Esto lo convirtió en un lugar perfecto para estudiar el impacto exacto que la radiación ultravioleta tiene en la composición molecular de los discos de gas y polvo que rodean a las nuevas estrellas. ESA/Webb, NASA, CSA, M. Zamani (ESA/Webb), el equipo PDRs4All ERS
Webb estudió una parte de la nebulosa utilizando sus instrumentos NIRCam y MIRI, observando un área donde nacen estrellas jóvenes brillantes y emitiendo radiación ionizante que hace que el polvo y el gas cercanos brillen maravillosamente. Además de crear una imagen impresionante, el resplandor también permite a los instrumentos de espectroscopia estudiar la composición química del disco dividiendo la luz proveniente de él en longitudes de onda y viendo qué longitudes de onda han sido absorbidas.

La combinación de datos de ambos instrumentos permitió a los científicos identificar la presencia de catión metilo.
Un equipo internacional de científicos ha utilizado datos recopilados por el Telescopio Espacial James Webb de la NASA / ESA / CSA para detectar una molécula conocida como catión metilo (CH3 +) por primera vez, ubicada en el disco protoplanetario que rodea a una estrella joven. ESA/Webb, NASA, CSA, M. Zamani (ESA/Webb), el equipo PDRs4All ERS
Esta molécula en particular es una parte clave de la química orgánica, ya que ayuda a formar otras moléculas basadas en carbono. Fue identificado en un disco de formación planetaria alrededor de una pequeña estrella enana roja llamada d203-506, ubicada a 1350 años luz de distancia. El sistema es joven y experimenta altos niveles de radiación ultravioleta de otras estrellas cercanas. Y aunque la radiación ultravioleta es a menudo destructiva para las moléculas orgánicas, en este caso, la radiación puede haber ayudado a que se forme el catión metilo.

Leer más
Saturno capturado como nunca antes por el James Webb
saturno imagenes telescopio espacial james webb

El Telescopio Espacial James Webb acaba de capturar nuevas imágenes de Saturno, con el uso del espectrógrafo del infrarrojo cercano (NIRSpec) y que fueron publicadas en la web no oficial del proyecto.

Son imágenes que aún no están coloreadas, y muestran al planeta de los anillos de una forma en blanco y negro muy particular, como haciendo sombras en una sábana blanca.

Leer más
El telescopio James Webb busca habitabilidad en el famoso sistema TRAPPIST-1
telescopio james webb habitabilidad trappist 1

De todos los planetas que hemos descubierto más allá de nuestro sistema solar, la mayoría no son similares a la Tierra en absoluto. La mayoría de las veces son gigantes gaseosos como Júpiter que orbitan muy cerca de sus estrellas, lo que los hace extremadamente calientes. Estos también son generalmente el tipo de exoplaneta más fácil de detectar. Muy pocos de los miles de exoplanetas descubiertos podrían ser potencialmente habitables, menos de 50 en total. Es por eso que los astrónomos estaban tan entusiasmados con el hallazgo en 2017 de un sistema llamado TRAPPIST-1, que tiene siete exoplanetas rocosos del tamaño de la Tierra, cuatro de los cuales están en la zona habitable.

Pero TRAPPIST-1 está muy lejos, a 40 años luz de distancia, por lo que no es fácil ver estos planetas en detalle. Los astrónomos tenían alguna información sobre los tamaños y órbitas de los planetas, pero para saber realmente si la vida podría haber surgido allí, necesitaban información sobre las atmósferas de los planetas. Y el Telescopio Espacial James Webb proporcionó los medios para investigar eso.
El concepto de este artista retrata los siete exoplanetas rocosos dentro del sistema TRAPPIST-1, ubicado a 40 años luz de la Tierra. NASA/JPL-Caltech/R. Hurt (IPAC)
"Queremos saber si los planetas rocosos tienen atmósferas o no", dijo Sebastian Zieba, autor principal de la investigación de Webb sobre el sistema TRAPPIST-1, en un comunicado. "En el pasado, solo podíamos estudiar planetas con atmósferas gruesas y ricas en hidrógeno. Con Webb, finalmente podemos comenzar a buscar atmósferas dominadas por oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono".

Leer más