Skip to main content

Astronautas de D-RATS prueban tecnología lunar en el desierto

Un equipo compuesto por personas de la NASA y su contraparte japonesa, JAXA, se encuentra actualmente en un desierto de Arizona llevando a cabo pruebas de un rover y otra tecnología que algún día podría dirigirse a la luna.

Los Estudios de Investigación y Tecnología del Desierto (D-RATS) de la NASA han estado operando anualmente desde finales de la década de 1990, pero el trabajo se está volviendo cada vez más importante a medida que la agencia espacial está a punto de lanzar una nueva era de exploración lunar a través de su programa Artemis.

Un rover lunar en un desierto de Arizona como parte de las pruebas para una misión lunar.
NASA

Los miembros actuales de D-RATS incluyen a los astronautas de la NASA Jessica Meir y Stan Love, junto con sus colegas japoneses Aki Hoshide y Norishige Kanai.

«D-RATS consistirá en tres misiones simuladas, cada una con una duración de tres días, y se ubicará en Black Point Lava Flow, a 40 millas de Flagstaff, Arizona», explicó la NASA en una publicación en su sitio web. «Esta ubicación única permitirá a los equipos emular las condiciones que los astronautas experimentarán cerca del Polo Sur lunar durante las misiones Artemisa, incluido un terreno desafiante, una geología interesante y comunicaciones mínimas.

Las misiones del «día en la vida» en el desierto de los astronautas se extenderán hasta el 22 de octubre e incluirán pruebas exhaustivas del rover presurizado de JAXA. Los astronautas vivirán y trabajarán dentro del vehículo durante 72 horas a la vez para que los ingenieros puedan determinar si es capaz de manejar con seguridad las exigentes condiciones lunares.

«Operado como una misión real, las tripulaciones de Desert RATS recorrerán cuidadosamente el desierto, saliendo del vehículo en sus trajes espaciales simulados cuando se encuentren con regiones científicamente intrigantes para explorar», dijo la NASA. «En el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, un equipo de Control de Misión rastreará el movimiento y las actividades de la tripulación, los ayudará a cumplir con el cronograma y solucionará problemas si surgen problemas».

Las pruebas ayudarán a los ingenieros a descubrir formas de diseñar, construir y operar mejores equipos, así como a establecer requisitos para operaciones y procedimientos esenciales para cualquier misión lunar tripulada.

El programa Artemis de la NASA debería comenzar el próximo mes con el primer lanzamiento de su cohete Space Launch System de próxima generación. La misión Artemis I ya ha sufrido varios retrasos debido a problemas técnicos, pero cuando finalmente se ponga en marcha, enviará una nave espacial Orion sin tripulación en un sobrevuelo de la luna como parte de un vuelo de prueba.

Si tiene éxito, Artemis II enviará una tripulación en el mismo viaje, mientras que Artemis III, que podría tener lugar ya en 2025, se esforzará por poner a la primera mujer y la primera persona de color en la superficie lunar. Después de eso, la NASA y sus socios se dedicarán a construir una base lunar permanente, que podría actuar como un trampolín para la primera misión tripulada a Marte, posiblemente a fines de la década de 2030.

Recomendaciones del editor