Maneras en que Google Stadia podría fallar y deberías saber

¿Problemas a la vista? Conoce las maneras en que Google Stadia podría fallar

Google prepara el lanzamiento de su plataforma de streaming de videojuegos, bautizada como Stadia, a la que se podrá acceder mediante suscripción. Este nuevo servicio quiere que el juego se extienda más allá de las consolas y permitirá disfrutar de un amplio catálogo de juegos en cualquier dispositivo. Sin embargo, hay cinco maneras en que Google Stadia podría fallar. Te las contamos con detalle a continuación.

SI NO FUNCIONA “A ESCALA”

Esta es, de todas las razones, la más preocupante.

Encontrarás frecuentemente la expresión “a escala” si navegas por las declaraciones hechas en las entrevistas o ves las presentaciones de juegos realizadas en Google I/O 2019. Estas palabras, como cualquier persona familiarizada con Silicon Valley puede decirte, no es exclusiva de Stadia. Se ha utilizado durante años para describir tecnología que puede obtener un crecimiento masivo casi al instante. Cada negocio en Silicon Valley, desde Uber hasta WeWork, está diseñado para interrumpir todo lo que le precedió y, en el lapso de unos pocos años, convertirse en la nueva normalidad.

maneras en que Google Stadia podría fallar

Esto puede conducir a un éxito masivo, pero también a un riesgo masivo. Google -o, quizás lo que es más importante, Alphabet, el conglomerado nacido de Google- no ha indicado lo que espera de Stadia o cuánto dinero ha invertido hasta ahora, pero no nos equivocamos cuando decimos que las expectativas son enormes.

Los ingresos de Alphabet superaron los 136,000 millones de dólares en 2018. Esta cantidad, por cierto, es solo dos mil millones de dólares menos que los ingresos de toda la industria de los videojuegos del año pasado. Un éxito escaso no es suficiente porque Google tiene poco tiempo para las empresas que le aportan menos de mil millones de dólares al año.

Lo que la compañía quiere -incluso necesita- son nuevos negocios que puedan generar decenas de miles de millones cada año. Lo necesita porque, a pesar de los esfuerzos por diversificar, la mayor parte del dinero de Google sigue proviniendo de la publicidad, lo que la hace preocupantemente vulnerable a los cambios en ese negocio. Stadia no es realmente un juego. No es un proyecto apasionante del director general de Google, Sundar Pichai, ni de ningún otro alto cargo de la estructura corporativa de Google. Stadia está pensado para ganar dinero. Se trata de un nuevo negocio para Google que utiliza toda su experiencia en infraestructura en la nube.

Simplemente fíjate en lo que pasó con el Nexus Player, utilizado para jugar con juegos Android en tu televisor, o con YouTube Gaming, que acaba de cerrar después de casi cuatro años de lucha contra Twitch. Google espera un éxito masivo. Google ha enterrado 167 productos en su historia. Cualquier cosa que no funcione en un par de años es poco probable que cumpla cinco años.

La mayor amenaza para Stadia es el alto nivel de éxito de Google.

SI LOS DESARROLLADORES SE NIEGAN A COOPERAR

Y todo el mundo lo sabe.

Stadia supone un gran filón para los desarrolladores, uno que, creo, podría ser el más atractivo para los pequeños estudios independientes. Podría ofrecer una verdadera solución única para los juegos. El lanzamiento en Stadia significa que un estudio puede lanzarlo en cualquier PC, teléfono móvil y tableta disponible, todo a la vez y sin los problemas habituales de control de calidad. Google también promete un fácil acceso a los jugadores a través de Play Now, una función que les permite saltar a un juego con solo hacer clic en un enlace.

maneras en que Google Stadia podría fallar

Sin embargo, la voluntad de Google de abandonar rápidamente los proyectos debilita esta fuerza. Los desarrolladores ven el potencial, pero también son reticentes a apuntarse a una plataforma que seguramente se evaporará si no logra cosechar beneficios “a escala” como se esperaba. Si Stadia fracasa, también lo hará el juego del desarrollador y los beneficios que generaba.

Peor aún, el desarrollador podría quedarse sin el apoyo de los jugadores. ¿Quienes compraron y/o jugaron un juego en Stadia se enfadarán con el desarrollador porque ya no pueden acceder al juego? Probablemente.

Google necesita caminar con cautela. Stadia podría hacer que los problemas de lanzamiento fueran algo del pasado, pero los desarrolladores tendrán que confiar en Google como socio. No creo que esa confianza exista todavía, y si no la hay, Stadia no tendrá los juegos que necesita para atraer a los jugadores.

SI LA CALIDAD NO ES LO SUFICIENTEMENTE BUENA

En cierto modo, Stadia tiene un juego para su lanzamiento. Assassin’s Creed Odyssey estuvo disponible el año pasado (¡gratis, nada menos!) a través de lo que entonces se llamaba Google Project Stream. Es una buena elección como escaparate gráfico. Odyssey te adentra en un mundo de juego masivo, densamente poblado, francamente magnífico pero que puede defraudar en una PC de gaming de gama media.

El juego se sentía fluido, pero la calidad de la imagen no era lo que los comunicados de prensa de Google me hacían esperar. Odyssey se veía borroso en Project Stream, ya que la resolución se sacrificó para no ralentizar la frecuencia de imágenes por segundo. También noté otros fallos en la imagen en los movimientos rápidos. Jugar al juego en la nube no fue tan divertido como en una PC de gama alta o incluso en una PlayStation 4 Pro.

maneras en que Google Stadia podría fallar

Eso no quiere decir que la demo fuera una decepción total. Jugué a través de Chrome en un portátil con el que normalmente tendría dificultades para jugar en Fortnite. Sin embargo, si tuviera que elegir, preferiría sentarme y disfrutar del juego en una PlayStation, y creo que muchos jugadores estarían de acuerdo conmigo.

Soy una jugadora exigente. Tiendo a notar pequeños defectos porque, bueno, es mi trabajo. Pero los jugadores como grupo son fanáticos y los más grandes aficionados exigen la más alta calidad. Google necesita ofrecer la mejor calidad sin excusas. El tiempo que pasé con Project Stream no me convenció.

SI EL PRECIO ES DEMASIADO ALTO

La respuesta de Google a las quejas sobre la calidad se centrará, por supuesto, en cómo Stadia lleva los juegos a tantos dispositivos simultáneamente. Cualquier dispositivo que pueda ejecutar una aplicación de vídeo en tiempo real es válido para jugar en Stadia. Sin embargo, el hecho de que un dispositivo pueda ejecutar Stadia no significa que el jugador que posee ese dispositivo pague por el servicio. Google no ha anunciado cuánto costará Stadia. ¿$10 dólares al mes? Casi seguro que no. ¿$20 dólares al mes? Eso es lo más bajo que creo que es realista (es lo que Sony cobra por PlayStation Now). ¿$30 dólares al mes? Sé que suena alto, pero no me sorprendería.

Es posible que Google, en un movimiento inteligente, encuentre formas de reempaquetar el precio. Tal vez veamos alguna combinación de modelos de negocio. Cualquier acción que baje el precio para los jugadores ayudará a Stadia en esta batalla.

Sea cual sea la decisión de Google, tendrá que abordar el primer problema que señalé. Stadia necesita ganar mucho dinero. Si Stadia lo hace directamente de los jugadores, el precio será demasiado alto. Si Stadia lo hace a partir de los desarrolladores, estarán menos dispuestos a llevar los juegos a la plataforma.

El precio será un problema delicado. Tengo la esperanza de que Google impresionará con un modelo de negocio inesperadamente asequible, pero me cuesta ver cómo Stadia hará que eso suceda.

SI ALGUIEN MÁS LO HACE MEJOR

Stadia acaparó los titulares sobre los juegos en la nube un mes después de su anuncio. Eso no es ninguna sorpresa. Es noticia que una empresa del tamaño de Google se enfoque en un negocio en el que tradicionalmente ha carecido de presencia. Sin embargo, el brillo inicial ya está empezando a desvanecerse, a medida que los competidores hacen sus propios movimientos. Sony habló extensamente sobre los juegos en la nube en su última reunión de inversores, recordando a todos que tiene su propio servicio de juegos en la nube llamado PlayStation Now. Mientras que Google no ha proporcionado todavía información sobre precios o el catálogo de juegos de Stadia, PlayStation Now está disponible ahora mismo por $20 dólares al mes y ofrece cientos de juegos.

Microsoft va a hacer su propio lanzamiento en el E3. Amazon no ha dicho mucho sobre el tema, pero la compañía posee varios estudios, tiene un motor de juegos llamado Lumberyard, y claramente tiene la infraestructura necesaria para ser un competidor. Nvidia, Shadow y Vortex completan las opciones.

El anuncio de Google creó la ilusión de que los juegos en la nube eran algo inusual. En realidad, ya están disponibles y están a punto de convertirse en algo común. Stadia tendrá mucha competencia en este terreno. Algunos competidores ya existen, y otros parecen estar listos para su lanzamiento a finales de 2020 a más tardar.

Microsoft y Sony son los más preocupantes. Google puede traer su robusta infraestructura de nube a Stadia pero, como he dicho antes, no vale mucho si no hay nada que jugar. Microsoft y Sony poseen una propiedad intelectual original y reconocible. También tienen experiencia trabajando directamente con los desarrolladores para asegurar nuevas y exclusivas asociaciones.

Hay espacio para múltiples servicios de juegos en la nube, por supuesto. Pero es difícil imaginar un mundo en el que Stadia exista como corredor durante más de un par de años. Google está en ello para ganar esta carrera. Si no puede ganarla, las posibilidades de supervivencia de Stadia se reducen.

UN RETO ESPERA

La plataforma Stadia de Google es prometedora, pero, como demuestran estos cinco puntos, también se enfrenta a serios obstáculos. Los jugadores no van suscribirse solo porque Google diga que deberían hacerlo. Necesitará convencerlos. Eso no es imposible. Valve lo hizo con Steam. Microsoft y Sony lo hicieron con Xbox Live y PlayStation Now. Pero la mayoría de las empresas que intentan triunfar en el mundo de videojuegos fracasan. Solo el tiempo dirá si Stadia puede unirse a los pocos triunfadores o si será conocida como otra buena idea que no sobrevivió.

Recomendaciones del editor