Electrodomésticos

Cómo limpiar un microondas muy sucio correctamente

¿Tu microondas es un asco? Así lo puedes limpiar de forma segura

Un microondas actualmente es un electrodoméstico común en todas las cocinas, útil siempre que necesitas preparar algo en poco tiempo. Sin embargo, pese a todo lo que los usamos, no nos preocupamos mucho por limpiarlos de la manera correcta. Si te das cuenta de que tu microondas retiene olores o encuentras el interior manchado de partículas de comida, es hora de poner manos a la obra. Consultamos con los expertos para crear esta guía que te mostrará cómo limpiar un microondas muy sucio de forma segura y eficaz.

¿Tienes ganas de limpiar más cosas? Aprende cómo lavar una cafetera de goteo, o incluso una Keurig.

Microondas de acero inoxidable Frigidaire Gallery Jenny McGrath / Digital Trends

Necesitarás:

Un tazón mediano para microondas (con capacidad para unas cuatro tazas de líquido)

  • Vinagre o detergente para platos
  • Una agarradera de objetos calientes
  • Toallas de papel o un trapo limpio
  • Una esponja abrasiva
  • Limpiador desinfectante (Lysol, por ejemplo)

Cómo limpiar un microondas

cómo limpiar un microondas muy sucio
Dan Baker/Digital Trends

Paso 1 – Llena el tazón para microondas con una taza de agua y un cuarto de taza de vinagre blanco. Si no tienes vinagre a la mano, puedes usar una cucharadita de detergente de platos.

Paso 2 – Deja que la solución se caliente en tu microondas entre uno y dos minutos, dependiendo de la potencia de tu aparato. Por ejemplo, si tienes un microondas de 1,200 watts o más, de uno a un minuto y medio probablemente será suficiente. Pero si tienes un microondas de 700 watts, tendrás que calentar la solución más tiempo (unos dos minutos). Tu objetivo es que le salga vapor, pero sin que llegue a hervir o a derramarse. Con este paso estás permitiendo que el vapor haga casi todo el trabajo sucio por ti.

Paso 3 – Cuando el tiempo haya transcurrido, mantén la puerta cerrada unos tres minutos y deja que el vapor caliente el interior de tu horno.

Paso 4 – Después de los tres minutos, saca el tazón con cuidado. Probablemente necesitarás la agarradera para no quemarte, pues estará caliente.

Paso 5 – Limpia todos los lados con una toalla de papel o un trapo; utiliza la esponja abrasiva para eliminar las manchas obstinadas.

Paso 6 – Limpia a mano el plato giratorio con agua y jabón. Si es necesario, mételo al lavavajillas.

Paso 7 – Limpia el exterior, los botones y el panel de visualización del microondas con una toalla de papel o con un trapo cubierto de algún fluido desinfectante o agua y jabón. No rocíes el desinfectante directamente sobre el aparato, pues podría penetrar el sistema de ventilación. Rocía el fluido en la toalla de papel y con ella límpialo todo.

Paso 8 – Usando una toalla de papel con agua enjabonada, limpia la junta en torno a la puerta del microondas (si es el caso) y también la rueda que hace girar al plato en el interior. Tras haber limpiado esas áreas con una toalla de papel enjabonada, repite la acción con una toalla de papel húmeda para eliminar los residuos de jabón.

Paso 9 – Vuelve a introducir el plato giratorio.

Paso 10 – ¡Disfruta tu hermoso microondas limpio!

Algunos consejos

  • Si no tienes detergente para platos o vinagre, puedes cortar un limón a la mitad, ponerlo en un tazón lleno de agua y cocinarlo durante cinco minutos. Esta opción es la más natural, y el limón caliente le dará un aroma agradable a tu cocina por unas horas.
  • Evita usar sustancias químicas agresivas dentro de tu microondas.
  • Cuando recalientes alimentos, cúbrelos para evitar que la comida se derrame.
  • Para prolongar el tiempo entre una limpieza profunda y otra, prueba ajustar tu microondas para que utilice menos energía, sobre todo cuando calientes alimentos que puedan salpicar.

Recomendaciones del editor