Skip to main content

Razones para seguir con Windows 10 en lugar de Windows 11

Una actualización de sistema operativo casi siempre es bien recibida. Con relación a Windows 11, se destacó ese toque “fresco” que aporta a las computadoras compatibles, desde los widgets directamente en la barra de tareas hasta el panel de configuración rápida que permite acceder a ajustes “esenciales” de manera más sencilla. Pero ¿vale la pena hacer la actualización desde Windows 10?

La respuesta más inmediata sería “sí”, sin embargo, desde la publicación MUO se ofrecen argumentos de peso para seguir con Windows 10 sobre Windows 11. Vamos a revisar algunos.

Te va a interesar:

Requerimientos técnicos de Windows 11

Una persona utilizando una laptop con Windows 11.

Las computadoras más o menos recientes puede que soporten la actualización del sistema operativo sin ningún problema, pese a que no son pocas las especificaciones técnicas que demanda. Las personas dueñas de un dispositivo con hardware más antiguo que el que exige Microsoft, básicamente, deben considerar la compra de una nueva PC para tener Windows 11.

Sin embargo, como se descubrirá más adelante, permanecer en Windows 10 no es tan malo como parece, una buena noticia para quienes no desean adquirir un equipo nuevo.

Falta de experiencia

La fecha oficial de lanzamiento de Windows 11 fue octubre de 2021, por lo que cumplirá un semestre al aire en marzo de 2022. Es decir, es una plataforma “joven” que tiene un largo camino por recorrer.

“Windows 11 está recién salido del horno. Le faltan funciones, tiene muchos errores y se encuentran y solucionan constantemente nuevos problemas de compatibilidad de hardware y software”, se lee en MUO.

La recomendación aquí es esperar un poco más para dar el salto definitivo a Windows 11, claro, si se cumplen con los requisitos que demanda Microsoft.

Barra de tareas

La falta de experiencia de Windows 11 también está representada en su remozada barra de tareas, la cual se ubica en el centro de la pantalla por defecto.

El argumento principal es que el elemento no es tan personalizable como la barra de tareas de Windows 10, sobre todo porque no se puede hacer más alto o mover por la pantalla. Seguramente habrá mejoras aquí, por lo que no es una mala decisión quedarse con el sistema operativo que se lanzó en 2015, por el momento.

Aplicaciones de Android

¿Apps de Android directamente en la PC? Sí, es posible, sin embargo, el proceso para conseguirlas de forma nativa es un tanto complicado. Incluso quienes son parte del programa Windows Insider solo cuentan con la opción de acceder a una pequeña selección de desarrollos.

Nuevamente, se comprueba que lo mejor es ser pacientes, esperar para dar el salto definitivo al recién llegado sistema operativo de Microsoft.

Origen sobre la misma base

“Windows 11 es Windows 10 disfrazado. Existe una similitud increíble de funciones entre los dos sistemas operativos. Excepto por algunas características, cualquier cosa que veas en Windows 11, puedes encontrar una versión para eso en Windows 10”, es otro de los argumentos fuertes que se leen en MUO.

Se explica que lo que terminó convirtiéndose en una nueva versión de sistema operativo, se pensó originalmente como una actualización sustancial de Windows 10 (Windows 10 Sun Valley Update).

Soporte a largo plazo para Windows 10

El 2025 es el año marcado para el final del soporte para Windows 10, lo que significa que quienes estén condicionados a usar este sistema operativo no deben preocuparse, principalmente porque aseguran los parches de seguridad del futuro inmediato y otras nuevas funciones.

Eso sí, mucho antes de esa fecha ya se contará con un Windows 11 maduro, listo para recibir a quienes ahora no están tan convencidos de dar el salto.

Recomendaciones del editor