Módem vs. router: ¿qué son y para qué sirve cada uno?

Módem vs. router. Sin duda utilizas uno en casa, quizá incluso ambos, pero ¿sabes qué es y qué hace cada uno de ellos? Porque no, no son lo mismo.

En pocas palabras, el módem te da el acceso a internet, en circunstancias de que el router lo dirige, así como a su tráfico. Aunque puedes tenerlos en forma separada, también hay aparatos que combinan ambas funciones. ¡Te lo explicamos!

Te va a interesar:

Módem

módem vs. router

Módem es una abreviación de “modulador-demodulador”, lo que significa que modula las transmisiones para recibir y comunicar información. Es la puerta de entrada a internet que recibe y envía datos entre líneas de cable/telefónicas y a todos los dispositivos en tu casa. Piensa en él como el intérprete que hace que todo sea posible, traduciendo el internet de las carreteras de infraestructura masivas a los pequeños caminos dentro de las casas y oficinas. El módem es tu rampa de acceso a la red mundial. Estos son ofrecidos como parte de paquetes de Proveedores de Servicios de Internet a lo largo de EEUU, grandes participantes como Verizon, Comcast, y Spectrum.

Estos proveedores de banda ancha “alquilan” módems como parte de sus planes de suscripción para que puedas acceder al servicio. Pero puedes comprar módems compatibles por separado de cualquier distribuidor para reducir el coste mensual. De cualquier manera, necesitarás uno para acceder a internet.

Cómo funciona

Los módems suelen incluir luces a lo largo de su parte frontal, para que puedas ver lo que está sucediendo de un vistazo. Una luz indica que la unidad está recibiendo energía, otra que está recibiendo datos de tu proveedor de servicios de internet y otra que el módem está enviando datos correctamente.

Así sabrás si está ocurriendo algún problema: si las luces de envío y/o recepción parpadean, es probable que tu proveedor de servicios de internet esté teniendo problemas o que algo esté sucediendo con la conexión externa. Otro LED indica que los dispositivos con cable están accediendo a internet.

Los módems más nuevos para dispositivos como laptops también son cada vez más inalámbricos, como los módems 5G de Intel, pero esta todavía no es una opción común para las conexiones a internet promedio de las casas.

Ya sea que el router esté diseñado para DSL o banda ancha basada en cable, los cuatro puertos Ethernet se utilizan para dispositivos con cable con su correspondiente puerto o adaptador. Estos pueden incluir computadoras de sobremesa, portátiles, televisores de alta definición, consolas de videojuegos, impresoras y mucho más.

Si deseas aprovechar al máximo tu conexión de banda ancha, usar estos puertos es la mejor opción, especialmente si soportan velocidades de hasta un gigabit por segundo (también conocido como Ethernet gigabit).

Router

módem vs. router

Pero no todo el mundo quiere tender cables Ethernet por toda la casa, y ahí es donde entra en juego el router. Es un dispositivo autónomo que se conecta a un puerto Ethernet en el módem, y “enruta” el tráfico de redes/internet a tus dispositivos conectados.

Los routers suelen tener un puerto Ethernet dedicado y codificado por colores, que sirve para conectarse físicamente al enrutador (WAN o red de área amplia), y cuatro puertos Ethernet adicionales para dispositivos cableados (LAN o red de área local).

Así, el enrutador envía y recibe tráfico de red desde el módem con una sola conexión, y envía todos esos datos a través de sus cuatro puertos Ethernet, y a través del aire mediante las bandas de 2.4 GHz y 5 GHz.

El cableado es más rápido que el inalámbrico, y seguimos recomendando el uso de Ethernet si deseas aprovechar todo el ancho de banda de tu conexión. Pero obviamente no se puede hacer eso con los celulares, y los cables Ethernet a lo largo de la pared quedan francamente feos.

Encuentras routers de todos los tamaños y precios. Los inalámbricos pueden incluir dos o más antenas externas, dependiendo del modelo. Cuantas más antenas tengan, más altos serán los precios. Por supuesto, las antenas añadidas significan un mayor alcance, pero la velocidad de conexión dependerá de su proximidad al router y de la tecnología que alimenta esa conexión.

Aunque la mayoría de los routers existentes el estándar 802.11.ac (wifi 5), los más nuevos pueden ser compatibles con wifi 6.

Cómo funciona

Es como un tren de alta velocidad. Entra en tu casa a través del módem, viaja a la estación de tren (router) a toda velocidad y es redirigido a un destino. Si el destino es una conexión alámbrica, entonces avanza a toda velocidad.

Si el destino es inalámbrico, su velocidad se basa en el número de vías/streams que puede utilizar a la vez (una, dos, tres o cuatro), la cantidad de congestión que estas vías deben soportar y la distancia entre la estación de tren y el destino. El tren perderá velocidad cuanto más se aleje de la estación.

El término “hasta” significa que el hardware es físicamente capaz de soportar esas velocidades máximas, pero de nuevo no las verás. Parte de la “congestión” que ralentiza tu tren de datos local es la red de tu vecino que ocupa el mismo espacio aéreo.

También hay interferencia entre dispositivos dentro y fuera de tu casa. Tener un router con múltiples antenas externas con amplificadores ayudará a eliminar todo ese ruido no deseado.

Típicamente, los routers elegirán el canal ideal para las bandas de 2.4GHz y 5GHz que tienen la menor interferencia. La banda de 2.4GHz está dividida en 14 canales, mientras que más de 20 están reservados para la banda de 5GHz. Pero si tienes problemas de conectividad, cambiar los cable en forma manual dentro de la interfaz del router basada en la red en ocasiones puede ayudar.

Los principales routers en el mercado incluyen modelos como el Netgear Nighthawk AX5400, TP-Link Archer AX6000, y Google Nest WiFi.

Combo módem/router

módem vs. router

Desafortunadamente, no hay un nombre oficial para este dispositivo específico. Comcast lo llama “gateway”, Spectrum lo llama módem, otros simplemente lo llaman un combo de módem/enrutador.

Se trata de un dispositivo todo en uno que se parece a un módem convencional pero que complementa a un router. Esta unidad combinada puede ser beneficiosa  o una desventaja, dependiendo de lo bien que quieras gestionar tu red.

En el clásico módem independiente, puedes ajustar la configuración del firewall, abrir puertos para tráfico específico, asignar direcciones, etc. El router adicional proporciona un cortafuegos secundario para una mejor protección.

Ten en cuenta que aunque estés “alquilando” un dispositivo todo en uno, es posible que tu proveedor de banda ancha te esté cobrando una tarifa adicional por el servicio inalámbrico. Spectrum llama a esto cargo “Home Wi-Fi” que aparece en tu factura por $5 dólares adicionales al mes y solo aplica a módems con router integrado rentado por la compañía.

Para un control completo y una factura mensual más baja, es mejor que optes por tener tu propio enrutador autónomo.

Router de malla

módem vs. router

¡Pero espera! ¡Hay más! Un nuevo aparato ha llegado para colarse en la fiesta de la red. Es similar en naturaleza a los enrutadores pero en este caso se trata de un dispositivo que lo complementa: toma la señal producida por el router y la amplifica en áreas fuera del alcance del router.

Más específicamente, el router es una unidad individual que transmite una conexión a internet como una torre de radio. Mientras más lejos viajen esas transmisiones, más débil será la señal, lo que resulta en una menor velocidad.

Lo que es más, la banda de 2.4GHz es sensacional para penetrar objetos y muros, pero su velocidad es más lenta que la conexión de 5GHz, principalmente debido a la congestión. Por otra parte, la 5GHz es más rápida y menos congestionada, pero tiene más problemas para penetrar objetos y muros.

Una forma de solucionar este problema es adquirir un segundo dispositivo expansor. Este toma la señal producida por el router y la repite en zonas fuera del alcance del router. Esto es útil en puntos muertos, pero la desventaja es que los repetidores toman una señal ya degradada a menos que tengas una conexión Ethernet entre el router y el expansor. Estos expansores se venden en diferentes tamaños y potencias, que van desde unidades montadas en muros hasta soluciones tan grandes como routers.

Para solucionar todos esos problemas llegaron las redes de malla. Los kits típicamente se venden con dos o tres unidades idénticas, por lo que la configuración no consiste en un router y un expansor opcional. En lugar de eso, uno hace el papel de router conectándose físicamente a la salida del módem para luego enrutar todo el tráfico hacia y desde los nodos conectados en forma inalámbrica. Así que en lugar de que una sola unidad transmita una señal de internet, tienes múltiples unidades creando una cobertura de malla.

Lo asombroso de estos kits es que solo tienes una conexión: el kit decide si tu dispositivo debe usar la banda de 2.4GHz o la de 5GHz. La principal desventaja es que estos kits de malla son costosos.

Kits Orbi

módem vs. router

Esta categoría combina dos estilos de conectividad en un solo producto. Vimos esto con los kits Orbi de Netgear, que proporcionan dos unidades casi idénticas que funcionan como un kit de redes de malla. En este caso,  ofrece todo lo que se puede encontrar en la mayoría de los enrutadores autónomos. La segunda unidad es un satélite, pero no “repite” la señal procedente de la unidad del router.

En esta configuración, las dos unidades tienen tres conexiones: una banda de 2.4 GHz y una banda de 5 GHz accesibles por todos los dispositivos inalámbricos. La tercera es otra conexión de 5 GHz que solo es utilizada por las unidades Orbi, que es una autopista privada de alta velocidad a la que no se puede acceder con ningún otro dispositivo.

Esa es la gran diferencia entre Orbi y otros kits de routers en malla. Estos nodos utilizan el mismo espacio de 5 GHz que todos los dispositivos conectados, por lo que las transferencias de datos serán más lentas debido al tráfico. Por el contrario, la autopista diseñada por Orbi solo acepta la comunicación Orbi a Orbi.

Recomendaciones del editor