Quién fue Jon Postel, el “dios de internet”

Cuando se habla de los padres de internet, los nombres de Tim Berners-Lee o Vint Cerf son los primeros que vienen a la mente. Sin embargo, para el público general hay un personaje que pasa aún más desapercibido y que, a la vez, sirvió como inspiración para el trabajo de Berners-Lee y Cerf: Jon Postel.

¿Quién fue Jon Postel? Nacido un 6 de agosto de 1943 en California, hacia la década de los setenta comenzó a trabajar en el desarrollo de ARPANET, la red de comunicaciones implementada por el departamento de defensa de Estados Unidos. En ARPANET trabajó en conjunto con Vint Cerf en la creación del protocolo de internet (IP), que más tarde se convertiría en el extendido y conocido protocolo TCP/IP.

A Jon Postel se le conoce de manera popular como “el dios de internet”, un sobrenombre que él mismo rechazó en vida. Sin embargo, dicho apodo no estaba tan alejado de la realidad, ya que sus investigaciones dieron pie a una serie de protocolos y reglas que hoy dominan las comunicaciones de internet. Entre algunos de ellos se encuentran el sistema de nombres de dominios (DNS), los sistemas de transferencias de archivos, además del mencionado TCP/IP.

Jon Postel además fue editor de una publicación llamada Request for Comment, una suerte de instructivo en el que ingenieros e investigadores escribían sobre nuevas implementaciones y formas de uso de las comunicaciones en internet. Request for Comment se publicó por primera vez en 1969 y Postel lo editó hasta su fallecimiento, en 1998.

Precisamente una edición de Request for Comment fue la que dio pie a lo que hoy se conoce como la Ley de Postel. Esta ley se basa en el principio de “ser conservador en lo que envías, pero ser liberal en lo que aceptas”.

En palabras simples, la Ley de Postel postula que los programas que envían mensajes a otros dispositivos deben hacerlo según las especificaciones del dispositivo receptor. Sin embargo, quienes reciben mensajes desde otro dispositivo deben aceptar si estos no cumplan con esas especificaciones, siempre y cuando el contenido del mensaje sea claro.

Pero quizá una de sus mayores contribuciones fue haber estado a cargo de la Internet Assigned Numbers Authority (IANA). Esta organización se dedicó a gestionar, hasta finales de los años noventa, todo lo que tiene que ver con números de IP y las asignaciones de estos según diversos criterios.

Las ideas e investigaciones de Jon Postel constituyen la base de lo que hoy es una internet descentralizada y con alcance global. En Wired narran una anécdota que bien revela el nivel de autoridad de Postel respecto a la gestión de los elementos asociados a internet: en 1998, envió un correo electrónico “a 8 de las 12 organizaciones que tenían la libreta de direcciones de toda internet” con una solicitud.

Postel les pedía hacer un cambio en sus equipos para que las direcciones no fueran obtenidas de una computadora en una instalación de gobierno, sino de una que él mismo gestionaba en la Universidad de Southern California. Para algunos, esta solicitud no fue más que parte del trabajo cotidiano, pero otros lo leyeron como un mensaje hacia la Casa Blanca: ningún gobierno podría adueñarse del control de internet.

Jon Postel falleció en 1998 a los 55 años a causa de una complicación cardíaca. Sin embargo, su legado se ha mantenido en el tiempo más allá de que no sea una figura pública o tan conocida como otros precursores del desarrollo de internet. No por nada se le conoce como el “dios de internet”: sin sus investigaciones, el internet que conocemos hoy en día sería muy distinto.

Recomendaciones del editor