Cómo optimizar el wifi doméstico para trabajar desde casa

Claro, para muchos trabajar desde casa es increíble. Sin embargo, con todas esas videollamadas, envíos de archivos y demás actividades que realizas a través de la red de tu hogar como parte de tu cotidianidad laboral, hoy es más importante que nunca asegurarse de que estás sacando el máximo provecho del servicio de internet que tienes contratado. Echa un vistazo a estos útiles consejos con los que aprenderás cómo optimizar el wifi en la era del trabajo a distancia.

Te va a interesar:

1. Obtén un router multibanda

Si el router que utilizas no ofrece múltiples bandas de frecuencia, entonces te estás perdiendo una de las mejores partes de la tecnología moderna que te puede dar acceso a grandes beneficios, no solo de velocidad, también de seguridad y amplitud.

Escritorio de trabajo en casa con una laptop y accesorios de oficina para aprender a cómo optimizar el wifi

Mientras que la mayoría de los dispositivos de banda única operan en la frecuencia de 2.4 GHz, los nuevos routers de doble y triple banda proporcionan redes adicionales en la banda de frecuencia de 5 GHz, lo que ofrece una serie de grandes ventajas.

Lo más importante es que las conexiones de 5 GHz pueden transmitir datos más rápido que las de 2.4 GHz, lo que las hace mejores para los hogares donde se realizan muchas actividades de gran ancho de banda, como llamadas de Zoom, juegos en línea y transmisión de video 4K.

2. Coloca tu router de manera estratégica

Una persona sostiene un celular para aplicar los pasos para configurar un router inalámbrico

Sin embargo, el único inconveniente de una conexión de 5 GHz es que una frecuencia alta como esta no atraviesa paredes, muebles y otros obstáculos tan bien como lo hace una de 2.4 GHz. Por eso es importante la ubicación del enrutador. Idealmente, debes colocar el tuyo cerca de tus dispositivos conectados a internet más importantes, lo más alto posible del suelo y en un lugar libre de obstrucciones.

Si lo haces de esta manera, te estarás asegurando de obtener las mejores velocidades posibles para todos tus dispositivos, en especial aquellos que tienen ubicaciones fijas y no pueden moverse hacia donde la recepción es buena como lo hacen los celulares y las computadoras portátiles.

3. Elige tu frecuencia con sabiduría

Para evitar la congestión en tu red, es útil decidir estratégicamente qué dispositivos están conectados a qué frecuencia. Por ejemplo, a menudo es una buena idea colocar todos los dispositivos domésticos inteligentes (timbres de video, altavoces inteligentes, termostatos conectados) en la banda de 2.4 GHz, ya que no se beneficiarán mucho de estar en la banda más rápida de 5 GHz.

Por otro lado, mantenerlos en 2.4 GHz garantiza que tus dispositivos con requisitos de mayor velocidad (computadoras, consolas de juegos, celulares) no compitan por el ancho de banda. Además, debido a que 2.4 GHz atraviesa mejor las obstrucciones, suele ser una mejor opción para los dispositivos de IoT de todos modos, ya que a menudo se extienden por toda la casa.

4. Establecer prioridades de ancho de banda

Un hombre jugando en su PC utilizando los cheat codes en sus juegos favoritos
agrobacter/Getty Image

Para evitar aún más la congestión, también recomendamos encarecidamente que establezcas prioridades de ancho de banda dentro de tus redes. Hacerlo requerirá que profundices en la configuración de tu router y realices algunos ajustes, pero vale la pena el esfuerzo.

Básicamente, estas configuraciones le permiten a tu router saber qué dispositivos priorizar cuando no hay suficiente ancho de banda para todos. Entonces, digamos que estás en una llamada de Zoom con tu jefe, pero tu hijo comienza a jugar Fortnite en línea con sus amigos y, al mismo tiempo, tu pareja empieza a transmitir una película 4K en Netflix.

Si no estableces prioridades de ancho de banda y tu servicio de internet no es lo suficientemente robusto para manejar todas estas solicitudes, tu llamada de Zoom podría comenzar a congelarse o cortarse de manera intermitente. Estas situaciones pueden evitarse al establecer prioridades de ancho de banda y decirle a tu router qué dispositivos o aplicaciones son más importantes.

Luego, en lugar de estrangular tu importante reunión de Zoom, tu router comprenderá que tu conexión no debe ralentizarse y que probablemente solo debería hacer que la película de Netflix de tu pareja sea un poco más larga de lo habitual o bien, que el juego de tu hijo baje unos cuantos cuadros por segundo.

La configuración específica que deberás cambiar variará según el modelo de tu router, pero en términos generales lo que buscas es la configuración de Calidad de servicio (QoS). A continuación, te explicamos cómo encontrar y configurarla en la mayoría de los enrutadores Netgear, TP-link y Linksys. Para otras marcas, por lo general, puedes encontrar orientación al buscar “Configuración de QoS de [marca del enrutador]” en Google.

5. Establecer límites de ancho de banda

De manera similar a establecer prioridades de ancho de banda, en muchos routers modernos también es posible configurar límites estrictos sobre la cantidad de ancho de banda que puede usar un dispositivo determinado. Esto es útil si tienes acaparadores en el uso de internet en tu casa y simplemente establecer prioridades no alivia por completo los problemas de congestión de la red. A veces solo tienes que poner límites.

Si lo haces, es posible designar una parte predeterminada de ancho de banda para, por ejemplo, tu compañero de cuarto que cree que es una buena idea descargar todas las temporadas de Game of Thrones al mismo tiempo que transmite en vivo para sus 16 seguidores de Twitch.

En última instancia, establecer estos límites te permite estar 100 por ciento seguro de que tendrás suficiente ancho de banda para trabajar sin importar lo que hagan otras personas en tu red, lo cual, dicho sea de paso, no les prohibirá hacer lo que deseen e incluso puede ser posible que ni se den cuenta de esos cambios.

Recomendaciones del editor