Tesla elimina las versiones más “asequibles” de su Model S y Model X

El precio base de las variedades Model S y Model X de Tesla está a punto de dispararse. Eso, luego de que el CEO del fabricante de vehículos eléctricos, Elon Musk, anunciara el fin de la venta de las ediciones equipadas con el paquete de baterías de 75 kilovatios-hora (kWh). Los clientes tienen ahora como plazo fatal este domingo 13 de enero para ordenar sus automóviles con dicha configuración menos onerosa.

La compañía ha reorganizado las opciones de paquetes de baterías para ambos modelos varias veces, pero el último cambio significa que ambos autos ahora estarán disponibles solo con el paquete de baterías más grande, de 100 kWh. A menos de que la firma tenga planeadas nuevas variantes, la noticia causará un aumento importante en los precios. El valor base del Model S podría saltar de $77,200 dólares a $95,200 dólares, mientras que el costo desde para el Model X aumentará de $83,200 dólares a $98,200 dólares.

La más reciente decisión comercial ayudará a separar aún más el Model S y el Model X del Model 3, el ejemplar de entrada de la casa estadounidense, cuyo valor actualmente comienza en los $46,200 dólares, pero puede subir a $71,200 dólares con los opcionales. De momento, Tesla no ha comenzado las entregas de la versión base de dicha variedad, cuyo importe se inicia en los $35,000 dólares. Según el sitio web de la empresa, las unidades estarán disponibles en cuatro o seis meses más.

Con los precios por las nubes, es probable que conseguir un Model 3 o un Model S de segunda mano sea la única opción para muchos de sus clientes, lo que probablemente no es lo que Tesla quiera. Como sea, dejar caer la versión de 75 kWh del Model X significa que la casa de Palo Alto se quedará sin un familiar de menor precio que sea una real competencia para el Jaguar I-Pace, que comienza en $70,525 dólares.

El momento del anuncio también es inusual. A partir del 1 de enero, los automóviles eléctricos de Tesla solo son elegibles para la mitad del crédito fiscal de $7,500 dólares. Esto se debe a que la firma alcanzó el límite de 200,000 unidades para el crédito completo a mediados del año pasado.

El beneficio federal se reducirá a la mitad nuevamente a mediados de 2019, antes de desaparecer por completo al final del año. La compañía está reduciendo los precios en $2,000 dólares para ayudar a compensar, mientras que sus autos aún pueden calificar para incentivos estatales y locales. General Motors podría más temprano que tarde caer en el mismo lote, aunque el único eléctrico de su actual grilla es el Chevrolet Bolt EV, que comienza en $37,495 dólares.

Recomendaciones del editor