Skip to main content

Porsche suspende producción por invasión a Ucrania

Algunos fabricantes de automóviles comienzan a sentir los efectos de la invasión rusa en Ucrania. El oeste de la nación agredida alberga un importante conjunto de compañías proveedoras de arneses de cables, incluidas las alemanas Forschner, Kromberg & Schubert, Prettl, SEBN y la japonesa Yazaki, las cuales se han visto obligadas a detener la producción de este componente clave, que en un automóvil promedio agrupa hasta 3.1 millas (5 km) de cables y que es vital para su funcionamiento.

El Grupo Volkswagen y BMW se encuentran entre los fabricantes más afectados por los cierres. Según un supuesto memorando interno de Porsche filtrado en Twitter, la compañía alemana de carros deportivos es el primer fabricante en suspender de manera temporal la producción de sus modelos (Porsche es parte del Grupo Volkswagen).

El documento afirma que la situación en Ucrania interrumpió la cadena de suministro en las plantas de ensamble del fabricante y que afectará la producción de prácticamente todos los modelos de Porsche.

De acuerdo con el memorando, el 17 de marzo Porsche detendrá la producción de los 911 GT3 y 911 GT3 Touring, y la del resto de la línea 911 el 31 de marzo. También pausará la producción de los 718 Cayman y Boxster el 14 de marzo, la de la Cayenne el 7 de marzo, la de la Macan y el Panamera el 2 de marzo y la del eléctrico Taycan el 3 de marzo.

El documento no establece cuánto durarán las suspensiones de producción, pero en un correo electrónico dirigido a Motor1.com Porsche confirmó que los trabajos en la fábrica de Leipzig, donde se fabrican el Panamera y la Macan, habían sido suspendidos el 2 de marzo, tentativamente hasta el final de esta semana. El email también dice que “se tomarán medidas adicionales en un proceso ordenado. En los próximos días y semanas, operaremos a corto plazo y reevaluaremos la situación continuamente”.

Esta es la primera de la que podría ser una cadena de suspensiones de producción en la industria automotriz global. Ucrania no solo es una proveedora de sistemas automotrices para esta industria, principalmente en Europa, sino que la agresión rusa contra su vecino ha causado un aumento del precio de metales utilizados en los automóviles, como el aluminio en carrocerías y motores, el paladio usado en los convertidores catalíticos y el níquel de las baterías de los vehículos eléctricos, cuyo precio se duplicó el martes, situación que obligó a la Bolsa de Metales de Londres a suspender su cotización.

Recomendaciones del editor