Desarrollan una pantalla “sin contacto” para el panel de los autos

Reducir significativamente la interacción entre la pantalla y el conductor, además de evitar la transmisión de agentes patógenos en las superficies táctiles. Ese es el objetivo del trabajo que realizan Jaguar Land Rover (JLR) y la Universidad de Cambridge.

Ambas entidades están desarrollando, en conjunto, pantallas táctiles “sin contacto” para los automóviles. Todo pensando en la “nueva normalidad” que implica la pandemia del coronavirus, según publica Techspot

Crearon una tecnología de “toque predictivo” que utiliza inteligencia artificial para que el usuario pueda operar la pantalla de infoentretenimiento del auto a corta distancia, haciendo más fácil y segura su utilización y reduciendo el riesgo de transferencia de virus y bacterias.

Pantalla de toque predictivo
Jaguar Land Rover

Los ingenieros de JLR y la Universidad de Cambridge desarrollaron una solución que combina el aprendizaje automático con sensores que detectan los gestos del usuario. Cuando el conductor apunta hacia un elemento, el sistema predice rápidamente la función que el usuario pretende utilizar.

Durante las pruebas de laboratorio, el esfuerzo que implica la interacción con la pantalla se redujo en 50 por ciento, gracias a la capacidad de la tecnología que predijo la acción del usuario con alta precisión.

De acuerdo con Bashar Ahmad, jefe del estudio en la Universidad de Cambridge, la tecnología supera a otros sistemas que trabajan con “movimientos en el aire o con reconocimiento de gestos”, ya que admite interacciones intuitivas.

Aparte del factor higiénico, el investigador argumenta que cuando las personas ocupan la pantalla táctil, para activar la navegación o controlar la temperatura, “su atención se desvía de la carretera, lo que aumenta el riesgo de accidente”.

Los investigadores destacan que estas pantallas sin contacto también serán útiles en instalaciones públicas como cajeros automáticos, quioscos de check-in, cajas de autoservicio y otras aplicaciones industriales.

Podrían reducir el riesgo de propagación de coronavirus y otros patógenos, ya que la necesidad de contacto manual se elimina.

Recomendaciones del editor