Por fuera, y pase lo que pase, un Porsche 911 siempre será un 911

Veremos un nuevo Porsche 911 antes de fin de año, y pasar el testigo de una generación a otra es siempre un gran momento para la marca. El 911 sigue siendo, sin duda, uno de los carros más emblemáticos de todos los tiempos, y sigue siendo la columna vertebral de la línea de Porsche. Es por eso que su diseño no dará un salto espectacular. Las imágenes de un prototipo de preproducción (totalmente camuflado) confirman que el modelo de próxima generación (llamado internamente 992) se verá como un 911. ¿Qué? ¿Esperabas otra cosa? Sin embargo, la tecnología bajo la chapa evolucionará significativamente.

“Sabemos de dónde venimos, y sabemos hacia dónde queremos llegar”, explicó August Acheitner, director de la línea del modelo 911, en una entrevista. Porsche quiere actuar con prudencia, manteniéndose fiel al espíritu del 911, pero no puede ignorar las últimas tendencias de la industria, como son la digitalización, la electrificación y la conectividad. Acheitner y los miembros de su equipo tomaron en cuenta cada una de estas áreas cuando comenzaron a desarrollar el “992”. Los ingenieros seleccionaron aquellas características que podrían incorporar al 911 de inmediato, dejando de lado las que necesitan todavía de un tiempo más de adaptación.

Acheitner no está listo para revelar la receta de lo que ha cocinado. Esperamos que el próximo 911 reciba el software inteligente InnoDrive, el cual que ya se ofrece en el Panamera y el Cayenne. Piensa en ello como un sistema de control súper crucero que no neutraliza los impulsos de un automóvil deportivo. Se enciende cuando es necesario, y se apaga cuando no lo es. El 911 podría venir con otras ayudas electrónicas a la conducción, pero Porsche no está tratando (ni tratará) de meter a la fuerza la tecnología a sus clientes. Una cosa está muy clara: el 911 siempre tendrá un volante. Acheitner enfatiza que sus Porsches serán los últimos autos en el mundo que se podrán manejar por sí mismos.

La gran interrogante que se cierne sobre el próximo 911 es si incorporará la electrificación. Acheitner, al igual que otros altos ejecutivos de Porsche, insinuó que aquello era posible . No lo confirmó explícitamente, pero destacó la tendencia a evolucionar que el modelo ha tenido en su parte mecánica. Primero, adoptó motores refrigerados por agua. Luego, más recientemente, los modelos Carrera se redujeron y adoptaron el turbo. La electrificación parece ser el próximo paso lógico, muy probablemente en la forma de un tren de potencia híbrido enchufable capaz de moverse con energía de la batería en distancias cortas.

Porsche descartó los rumores de un 911 totalmente eléctrico, al menos, de momento. Si bien el modelo de próxima generación no ofrecerá una opción totalmente eléctrica, el 911 podría perder su seis en línea, tarde o temprano. “Hace dos años hubiera dicho que de ninguna manera. Hoy, no lo descartaría tan categóricamente”, comentó Acheitner.

Sabremos más detalles del próximo 911 en los meses que vienen. Porsche no ha revelado su fecha de debut, pero esperamos que se presente este otoño y llegue a los concesionarios el próximo año como modelo 2020.

Acheitner, en cualquier caso, no ha terminado con el 991. Produjo el motor de aspiración natural más potente jamás instalado en un 911 “calle-legal” y lo metió entre los guardabarros traseros de un actualizado GT3 RS. Está ya a la venta ahora, y hará su debut público el próximo mes en el Salón del Automóvil de Ginebra.

Recomendaciones del editor