Nissan demuestra en Sebring que para ganar una carrera se requiere más que velocidad

nissan sebring ganador 2018 powered esm squad prepared for 12 hours

La velocidad es una cosa genial, pero se necesita algo más para ganar una legendaria carrera de resistencia como son las 12 Horas de Sebring, competición fija en el calendario de carreras de los Estados Unidos desde 1950. Una combinación de durabilidad y eficiencia en el consumo de combustible significó la victoria para un equipo de conductores Nissan este año.

Cuando se trata del automovilismo de EE.UU., la carrera anual de Sebring, Florida, solo rivaliza con las 500 millas de Indianápolis y la Rolex 24 de Daytona. Este año, los pilotos Pipo Derani, Nicoals Lapierre y Johannes van Overbeek llevaron a la victoria al Nissan Onroak DPi, de número 22 de Extreme Speed ​​Motorsports patrocinado por Tequila Patrón. Y no: no fue solo la pura velocidad lo que los llevó allí.

A medida que la carrera avanzaba, la atención se centró en el consumo eficiente del combustible, dijo Derani a Racer. Todo iba fenomenal a falta de una hora y 35 minutos, pero aún tenían que llevar el auto a la línea de meta. Derani tuvo que mantener la velocidad necesaria para ubicarse por delante de sus rivales, pero conservando suficiente combustible para llegar a la meta. Al igual que un viajero mezquino que trata de exprimir hasta la última gota de su tanque de gasolina, recibió la advertencia de bajo nivel de combustible en la última vuelta.

Las cosas podrían haber ido de manera muy diferente. El otro Nissan de Extreme Speed ​​Motorsports, el auto N°2, fue eliminado antes de completar la primera vuelta. Una colisión con el Cadillac número 90 le causó tanto daño interno que tuvo que abandonar. Ese Cadillac comenzó la carrera en la pole position, pero estuvo involucrado en otro choque a falta de dos horas. En una carrera tan larga, cualquier cosa puede pasar.

nissan sebring ganador 2018 powered esm squad prepared for 12 hours

En Sebring, los conductores pasan tanto tiempo luchando contra la pista como entre ellos. El circuito de Florida de 3.74 millas incluye pistas reutilizadas del antiguo Hendricks Army Airfield, donde los equipos B-17 de la Fuerza Aérea del Ejército de EE.UU. se formaron durante la Segunda Guerra Mundial. Por ello, y aunque la mayoría de los circuitos son completamente lisos, Sebring tiene parches de concreto que castigan los autos. Este año, el Nissan ganador completó 344 vueltas, totalizando 1,286.56 millas.

Mientras que Cadillac ha dominado el Campeonato IMSA WeatherTech SportsCar (del cual Sebring es parte), el principal rival de Nissan resultó ser Mazda. Gracias a sus diminutos motores RT24-Ps de 2.0 litros, Mazda ha reducido enormemente el consumo de combustible. Pero su auto número 55 se retiró de la competencia cuando su motor no volvió a arrancar después de una parada en boxes, en circunstancias de que unos problemas en los frenos hicieron abandonar el auto número 77.

Nissan, Cadillac y Mazda compitieron por la victoria general en autos de carrera “prototipo” (especialmente diseñados), pero Sebring también incluye dos clases para automóviles basados en modelos de producción. En GTLM, el número 911 Porsche 911 RSR derrotó a BMW, Chevrolet, Ford y Ferrari. El número 48 Lamborghini Huracán GT3 obtuvo la victoria en la clase GTD de nivel inferior.