Mario Kart se hace realidad con esta pista en la cubierta de un crucero

Posiblemente inspirada en el nivel llamado Daisy Cruiser de Mario Kart: Double Dash!, la firma Norwegian Cruise Line ha comenzado a construir pistas de karting en la cubierta de uno de sus barcos más grandes. Con el objetivo de atraer a vacacionistas que prefieren correr a toda velocidad que ver perezosamente la puesta de sol, la compañía está a punto de bautizar un gran trasatlántico que ofrecerá lo que parece la pista de carreras más extravagante que hayamos conocido.

El Encore tiene programado recibir a sus primeros pasajeros en noviembre de 2019, cuando podrán acceder a un circuito para karting de dos pisos y una muy reducida longitud de 1,150 pies (350 metros), según Car and Driver. Según la publicación, el trazado es lo suficientemente grande como para acomodar a 10 conductores en vehículos eléctricos.

Sospechamos que la empresa eligió las baterías recargables no solo por motivos estéticos, sino porque dicha configuración emite menos ruido y está libre de gases de escape, además de estar prácticamente exenta de mantenimiento, a diferencia de un motor de combustión interna. Cuatro sectores de la pista están ubicados al borde del agua, aunque los muros de contención evitarán ser clavados en el océano al estilo Mario Kart.

Los disfraces, los caparazones de tortuga y las cáscaras de plátano no están incluidos. Como compensación, Norwegian Cruise Line explicó que los espectadores pueden darle un impulso a su corredor favorito marcándolos con un tipo de láser. Esa es una característica que incluso Mario Kart aún no ha implementado, pero estaríamos encantados de verla en la próxima versión del juego como recompensa por obtener un caparazón azul.

El Encore ciertamente tiene espacio para una pista de karts en la azotea. Es un barco de 1,100 pies (335 metros), lo suficientemente grande como para transportar a 4,000 personas, que la cantidad de habitantes que presenta cualquier pueblo rural. Además de la pista de carreras, su oferta incluye un laberinto de “láser tag” (también conocido como “paintball electrónico”), un parque acuático, varias piscinas, además de las comodidades que esperarías encontrar en un crucero, como un casino y un spa.

Ensamblado en Alemania, el barco navegó por primera vez en agosto de 2019, por lo que actualmente se está sometiendo a pruebas finales y está programado para embarcarse en su primera travesía de siete días en noviembre. Desde Miami, Florida, llevará a los turistas al Caribe Oriental. En 2020 se agregarán otras rutas, incluida una que explora las aguas de Alaska.

Correr en un kart eléctrico en mar abierto es tan caro como cabría esperar. Car and Driver informó que una carrera de ocho minutos cuesta $15 dólares y un pase de una semana tiene un precio de alrededor de $200. Eso es adicional al costo del crucero, por supuesto.

Recomendaciones del editor