Nuro lleva hasta Texas el reparto en sus cápsulas robotizadas

Después de completar de forma segura miles de entregas utilizando sus vehículos autónomos en Scottsdale, Arizona, la compañía Nuro acaba de iniciar su próxima fase de prueba en un área mucho más grande en Houston, Texas.

Si en Scottsdale los automóviles de Nuro cubrían un solo código postal, en Houston serán cuatro, dificultando aún más las entregas entre las tiendas de conveniencia Kroger y los hogares de sus clientes.

El nuevo programa replicará el piloto realizado el año pasado en Scottsdale, donde se usaron vehículos autónomos Toyota Prius. Sin embargo, a finales de este año introducirá las R1, como se llaman sus modernas cápsulas de entrega.

Ambos vehículos vienen con todos los elementos habituales (sensores, cámaras y GPS, entre otros dispositivos) para garantizar un funcionamiento seguro mientras se desplazan por las carreteras públicas de Houston.

La R1 tiene aproximadamente dos tercios de la longitud de un Toyota Corolla y tiene una velocidad máxima de 25 mph (40 kph).

Los clientes de Kroger pueden usar una aplicación para realizar pedidos los siete días de la semana, con entregas que pueden programarse para el mismo día o el siguiente. La entrega cuesta $5.95 dólares, sin que se exija un monto mínimo para el pedido.

El cofundador de Nuro, Dave Ferguson, calificó como “entusiasta” la respuesta de los clientes a sus vehículos de reparto automáticos en Scottsdale, y agregó que su equipo espera mostrar la tecnología a los compradores en Houston en los próximos meses.

Kroger parece también estar satisfecho con el desarrollo de la alianza. El jefe de Servicios Digitales de la cadena, Yael Cosset, comentó que “nuestro programa piloto de Arizona confirmó la flexibilidad y los beneficios que ofrecen los vehículos autónomos y la cantidad de clientes abiertos a soluciones más innovadoras”.

Por motivos de seguridad, el Prius autónomo cuenta con un ingeniero que supervisa el rendimiento del automóvil. Sin embargo, el R1 no llevará a nadie en su interior y, en cambio, es supervisado por un ingeniero en un automóvil que lo guía.

Ferguson dijo a principios de este año que Nuro, con sede en California, fue la primera compañía en operar un servicio de entrega no tripulado para el público en general.

Sin embargo, hay otros equipos que trabajan con tecnología autónoma para varios servicios similares, como Waymo, AutoX, Udelv y Oxbotica, con sede en el Reino Unido.

Junto con Jiajun Zhu, Ferguson fundó Nuro hace poco más de dos años, luego de que ambos obtuvieran una valiosa experiencia como integrantes del equipo desarrollador del automóvil autónomo de Google, una iniciativa conocida actualmente como Waymo.

Recomendaciones del editor