Skip to main content

BMW presenta Dee, un prototipo de vehículo eléctrico para el futuro

BMW acaba de presentar a Dee en CES 2023, un automóvil conceptual que presagia la dirección que tomará BMW a medida que la industria automotriz se adentra en un futuro totalmente eléctrico. Con muchos fabricantes de automóviles electrificando sus líneas y creando más vehículos eléctricos que nunca, el Dee de BMW entra de lleno en una discusión que es cada vez más presente que futuro.

Acrónimo en inglés de “Experiencia Emocional Digital”, Dee es un sedán esbelto que parece que se deslizaría por una carretera sin esfuerzo. Por fuera, Dee está cargado con tiras de tinta electrónica en la parte inferior de las ventanas, destinadas a proporcionar señales a los que están afuera. En el mundo de Dee, puedes acercarte a tu automóvil y la pantalla de tinta electrónica te dará la bienvenida por tu nombre, informándote que recibió las instrucciones que le enviaste desde tu iPhone mientras terminabas el almuerzo en el restaurante.

En el interior, Dee brilla intensamente con un espíritu de diseño silenciado a propósito. Es muy tenue y te anima casi de inmediato a mirar el parabrisas, donde Dee puede mostrar diferentes formas de realidad aumentada, e incluso realidad virtual. El tablero de Dee –tan suave al tacto como el resto del interior del automóvil– cuenta con un nuevo “control deslizante de realidad mixta”. Este control profundiza en los entornos virtuales y aumentados, según su estado de ánimo y el estado actual de la unidad.

El primer paso en el control deslizante es “analógico”, lo cual elimina todos los bits extraños del entorno virtual o aumentado. Piensa en esto como el modo “deportivo” moderno en los BMW. Después de todo, lo último que necesitas mientras conduces rápido son las distracciones.

Los últimos cuatro pasos en el control deslizante te deslizan hacia el futuro tal y como lo ve BMW. Puedes alternar las notificaciones de redes sociales y de mensajería en el paso dos e involucrarte en un entorno cada vez más digital hasta llegar al paso cinco, donde existe un entorno completamente virtual. El control deslizante de Dee es efectivamente una pantalla de aviso para el futuro.

Tú controlas cómo interactúa con los elementos en el parabrisas a través de “puntos de contacto phygital” en el volante, el cual combina elementos físicos y digitales. Tocas el volante, pero no hay botones físicos. Al igual que el control deslizante en el tablero, los elementos interactivos son pantallas que registran tus toques como comandos. Se parece al control de gestos, excepto que estás tocando el volante mientras lo haces.

Por fuera, Dee es todo BMW. La torcedura de Hoffmeister todavía está allí, y Dee incluso conserva restos de la famosa parrilla de riñón. Aún así, Dee no tiene un diseño extremo, ya que lo que se quiere es mantener el enfoque en la experiencia interna.

A primera vista, uno puede pensar, “está bien, pero ¿por qué?”. Es una pregunta válida, y BMW no nos da respuestas directas. Vemos a Dee como el intento de BMW de abordar un problema real de los vehículos eléctricos, un problema que la misma industria automotriz está teniendo y que necesita resolver: la experiencia de conducir un vehículo eléctrico es insípida.

Nos gustan los vehículos eléctricos tanto como a cualquiera, y hemos conducido varios de distintos fabricantes de automóviles. La emoción de ir rápido se desvanece día a día. Para la mayoría, la experiencia de un EV será esencialmente la misma en cualquier vehículo eléctrico que se compre.

No hay ruido de motor ni retroalimentación cuando pisas el acelerador. La ansiedad por el rango es real. La mayoría de los vehículos eléctricos modernos tienen una pantalla que abarca todo el tablero. Los vehículos eléctricos se han convertido en… bueno, en básicos. Todos son un poco aburridos, mecánicamente hablando, por lo que la experiencia tiene que venir de otra fuente.

Y esto también es un problema para BMW, y lo es quizá más que para cualquier otro fabricante de automóviles. Es difícil seguir disfrutando del apodo de ser el “Ultimate Driving Machine” cuando te unes al resto del rebaño en la ubicuidad silenciosa y sin sobresaltos de los vehículos eléctricos. Entonces, ¿cuál es la solución?

BMW está haciendo una pregunta que aún nadie puede responder

Dee no es la solución para los vehículos eléctricos. Dee nos plantea la pregunta –cómo resolver el problema antes señalado– y sugiere cómo BMW planea responderla en toda su línea en los próximos años. Dee se siente como la forma en que BMW admite que los vehículos eléctricos son aburridos, pero necesarios. Con Dee, BMW parece estar indicando que la “Ultimate Driving Machine” tendrá la mejor experiencia de conducción. Punto.

Dee es una mirada al futuro de la asistencia virtual en el automóvil. BMW ya tiene un asistente personal muy bueno y que solo mejora con cada iteración del sistema operativo para autos de BMW, el iDrive. Y bueno: Dee está mostrando algo todavía mejor.

Observa a Dee con un poco más de distancia, y la imagen completa se hará un poco más clara. BMW está jugando con las ideas de personalización y comunicación. Su trabajo continuo con tinta electrónica –presentado en una feria CES anterior y reinventado a todo color este año– sugiere más para su investigación que ser, simplemente, un automóvil que puede cambiar entre blanco y negro en su cuerpo de metal. La pantalla de tinta electrónica en Dee es una curiosidad, pero también tenemos curiosidad por ver hasta dónde llegará BMW con ella.

¿Es este el camino adecuado para los eléctricos de BMW?

No verás a Dee en las salas de exhibición de BMW. En unos años, verás ciertos vínculos con este artículo cuando BMW cumpla con lo que promete en varios modelos futuros. Tal vez el X7 llegue con una pantalla exterior de tinta electrónica algún día; quizás la futura Serie 6 tenga una pantalla de visualización frontal en toda la parte inferior del parabrisas.

Según el presidente de la junta directiva de BMW, Oliver Zipse, Dee es “otro paso en el camino hacia el NEUE KLASSE”, que es la jerga que usa BMW para referirse q la próxima ola de automóviles del fabricante alemán. “Con esta visión, miramos hacia el futuro y subrayamos la tremenda importancia de la digitalización para nuestras próximas generaciones de productos”.

Mirando hacia adelante (y hacia atrás)

El Talón de Aquiles de los vehículos eléctricos es su falta de alma. Los vehículos a gasolina tienen un “empuje” tangible cuando se ponen en marcha, mientras que los vehículos eléctricos solo se mueven. Para la “máquina de conducción definitiva»”, hay mucho en juego en el paso a los autos eléctricos. BMW también está ayudando a erosionar la tierra donde apostó su reclamo al pasar a los vehículos eléctricos. Negocio arriesgado, pero necesario para el futuro de la compañía.

Nos sorprende que el Dee sea la forma en que BMW reconoce que incluso los vehículos eléctricos más humildes son comparables a los modelos de gama alta cuando se conducen en escenarios cotidianos. Si no nos equivocamos, BMW está a la vanguardia con lo que nos muestra en Dee. La gente no quiere que el ruido falso del motor entre en la cabina cuando su EV se pone en marcha. Y si la experiencia EV actual es tan buena como la ingeniería robusta, BMW tiene razón al volverse hacia adentro y obligarnos a todos a mirar hacia adelante.

La empresa del “Ultimate Driving Machine”, BMW, está intentando crear la mejor experiencia de conducción para la próxima generación de automóviles. Donde la compañía parece llevarnos a todos es tentador. “Con el BMW i Vision Dee, estamos mostrando cómo el automóvil puede integrarse perfectamente en tu vida digital y convertirse en un compañero de confianza”, dice Adrian van Hooydonk, director de Diseño de BMW Group. “Implementada de la manera correcta, la tecnología creará experiencias valiosas, te convertirá en un mejor conductor y acercará a los humanos y a las máquinas”.

BMW quiere que Dee se sienta emotivo, casi como si fuera parte de tu grupo de amigos, lo que puede ser el movimiento más brillante que puede hacer un fabricante de vehículos eléctricos. BMW se está moviendo hacia la experiencia digital en lugar de luchar contra ella. Nos gusta que el control deslizante de Dee te permita tener la experiencia que quieras. Todavía es muy BMW; han tenido modos de conducción en sus vehículos durante algún tiempo, y esto es efectivamente una continuación de eso para los vehículos eléctricos y la era digital de los automóviles.

Para BMW, Dee es la inspiración para la próxima ola de la neue klasse. En ese sentido, podemos ver que el futuro de BMW es eléctrico, digital, altamente personalizable y agradable tanto en formas nuevas como familiares. BMW no inventó ni los vehículos eléctricos ni tampoco inventó los vehículos a gasolina: pero podría decirse que está haciendo ambas cosas mejor que la mayoría (quizá todos) en la industria automotriz. Su sedán i4 es uno de los mejores vehículos eléctricos que puedes comprar –quizá el mejor, tal cual–, y BMW lo hizo sin comprometer el alma que pasó décadas creando. Como siempre, BMW está diseñando vehículos, no solo ensamblando automóviles. BMW logró esto al principio de la transición a los vehículos eléctricos, y Dee es un vistazo de lo que sigue: la disciplina de ingeniería de BMW para la experiencia perfecta en el automóvil. La competencia debía tomar nota.

Recomendaciones del editor