Los autos bonitos inspiran ternura y te sacarán más de una sonrisa

Compactos y atractivos: los autos que se transformarán en objetos de culto

Los coches pequeños suelen ser sinónimo de autos bonitos. Aunque la mayoría de las veces se prestan bien para un diseño atractivo, lo más probable es que sin grandes esfuerzos se vean bien solo gracias a su tamaño, especialmente si están al lado de los gigantescos modelos que deambulan por las carreteras de Estados Unidos.

Los fabricantes están conscientes de que esta ternura les brinda una ventaja ante sus rivales y, por lo mismo, buscan capitalizarla. Aunque algunas compañías lo han hecho mejor que otras, desarrollando una serie de autos bonitos que te sacarán más de una sonrisa y que probablemente se transformarán en objetos de culto.

Suzuki Hustler (2014 en adelante)

El Suzuki Hustler es uno de los autos bonitos de nuestro listado que aún se comercializa.

El Suzuki Hustler se asemeja a un Toyota FJ Cruiser que se encogió para competir en el segmento japonés de los coches kei (K-car), que históricamente ha entregado ejemplares para los listados globales de autos bonitos. Japón no quiere que sus ciudadanos conduzcan autos grandes, por lo que empacó modelos más pequeños, conocidos como autos kei, que son comercializados con atractivos incentivos, como un impuesto más bajo. El carácter y la practicidad que los fabricantes de automóviles japoneses han logrado incluir dentro de un paquete tan pequeño es impresionante. Sin embargo, el Hustler tampoco hará mucho esfuerzo con sus 52 caballos de fuerza y su motor de tres cilindros de 658 cc.

Geely LC (2008-2016)

El Geely LC es uno de los autos bonitos que aporta China.

Geely, un fabricante con sede en China, diseñó la parte frontal de su LC para que se asemejara a un tierno panda. No estamos bromeando. Cuando tus ojos son capaces de identificarlo, ya no puedes dejar de verlo. Los faros representan el pelaje negro alrededor de los ojos, mientras que su nariz se encuentra en la rejilla del radiador. Para disgusto del Fiat Panda, Geely también lo llamó Panda en algunos mercados. Evidentemente no funcionaba con bambú. Sus especificaciones variaban dependiendo del mercado, pero los compradores normalmente podían escoger una variedad de anémicos motores de tres y cuatro cilindros. La producción terminó en 2016 y su sucesor se ve más formal.

Renault Twingo (tercera generación, 2014 en adelante)

El Renault Twingo es otro de los autos bonitos que aún se comercializa en los Estados Unidos.

El popular Twingo de Renault siempre ha tenido una cara amigable, pero el modelo de tercera generación presentado en 2014 superó a sus predecesores. Este cuatro puertas de bolsillo con motor trasero literalmente sonríe a otros automovilistas mientras se desplaza por el camino. Si ves a uno en persona, seguramente alegrará tu día. Aunque para ver uno tendrás que viajar a Europa, su principal mercado, en Estados Unidos existe algo que se le acerca. El Twingo de la actual generación comparte gran parte de sus componentes con el ForTwo de tercera generación, que Smart vendió entre 2014 y 2019.

Fiat 500 (2007 en adelante)

El Fiat 500 tiene su origen en coche que tiene su origen en un modelo presentado en 1957.

Este pequeño Fiat que casi cabe en la parte trasera de una F-150 de Ford debe su adorable diseño a uno de los autos más populares de Italia. El Fiat 500 presentado en 1957 era un automóvil urbano de dos puertas con motor trasero que, casi inexplicablemente, era capaz de recibir a cuatro personas en un paquete de 116 pulgadas de largo. Con eso en mente, los diseñadores de Fiat crearon uno de los autos más dulces y adorables. La producción para el mercado estadounidense solo llega hasta 2019, pero continúa en Europa.

Google Firefly (2014-2017)

El Google Firefly probablemente lidera la lista de autos bonitos de la década de 2010.

El auto más lindo de la década de 2010 no es producto del trabajo de un fabricante tradicional y tampoco proviene de la franquicia Cars. Se trata del Firefly de Google, un vehículo en forma de cápsula, que parece un accesorio de aspiradora con una cara que en la escala de ternura rivaliza con un cachorro pomerano. Quienes tuvieron la posibilidad de compartir la ruta con el Firefly probablemente lo encontraron menos lindo, ya que este robot autónomo tenía una velocidad máxima de solo 25 mph (40 kph). Sin embargo, sigue siendo el producto más encantador que Google jamás haya creado, incluso ahora la filial de carros autónomos opera bajo el nombre de Waymo. Además, el Firefly de Google es uno de los autos más importantes en la historia de la tecnología autónoma.

Recomendaciones del editor