Grandes fabricantes se ausentarían del Salón del Automóvil de Detroit 2019

La que alguna vez fuera la más importante cita del mundo automotriz de América del Norte tiene un serio problema: ¿qué pasará si no cuenta con carros de los cuales presumir?

BMW y Mercedes-Benz, dos jugadores muy (¡demasiado!) importantes del sector automotriz alemán, anunciaron ya en marzo que no participarán en el Salón de del Automóvil Detroit 2019 (NAIAS), la “capital automovilística” de los Estados Unidos. Y ahora, a esta sensible ausencia también se uniría Audi, tal y como indica una declaración oficial del fabricante:

“Audi ha tenido una larga y exitosa historia en el NAIAS, presentando innumerables modelos que los clientes de Audi disfrutan hasta el día de hoy. Para 2019, hemos decidido que no participaremos [en NAIAS]. Continuaremos evaluando las exhibiciones automáticas caso por caso en relación con el momento de presentación de nuestros productos y el valor que brinda el programa desde la perspectiva de los medios y del consumidor”.

Audi no estará en el Cobo Center el año próximo, cosa que no significa que se hayan ido para siempre, ni que nunca volverán a asistir. Simplemente, para este 2019 que se viene, la compañía no tendría nada nuevo que revelar, o al menos, nada que valga la pena, el trabajo y el gasto de preparar una parrilla de exhibición de autos, aunque esto puede estar sujeto a cambios.

El pasado año, el Salón del Automóvil de Detroit ya fue objeto de un severo escrutinio por parte de los medios y ejecutivos de los fabricantes de automóviles. Y es que resulta que este North American International Auto Show se realiza tradicionalmente durante la primera quincena de enero de cada año, enviando periodistas y miles de otras personas de la industria al frío y poco cordial invierno de Michigan durante toda una semana.

No es primera vez que se cuestionan las fechas, especialmente al considerar los principales espectáculos de automóviles que se realizan previamente. Por ejemplo, un par de meses antes de Detroit se lleva a cabo el Los Angeles International Auto Show, que se celebra en noviembre. Detroit también coincide con el mundialmente famoso Consumer Electronics Show (CES) de Las Vegas, que generalmente se desarrolla durante la o las semanas anteriores a Detroit.

Esto coloca al Salón de Detroit en una situación de desventaja, ya que los fabricantes a menudo presentan sus nuevos vehículos y conceptos durante el Auto Show de Los Ángeles. Además, la presencia de los fabricantes de automóviles también ha crecido significativamente en Consumer Electronics Show, a medida que las empresas intensifican sus esfuerzos de tecnología automovilística, con especial atención en la seguridad, la conducción autónoma y los servicios de conectividad. Entonces, ¿cuál es el sentido de Detroit, si lo anterior a él absorbe toda la atención?

De hecho, hay tanta incertidumbre en torno al programa de Detroit que los funcionarios de NAIAS han debatido si no sería mejor reprogramarlo para mediados de octubre. El décimo mes del año es un período de calma para las exhibiciones automotrices de América del Norte, en el sentido de que Nueva York “finaliza la temporada” generalmente a fines de abril, y el próximo gran evento viene a ser justamente el Auto Show de L.A. en noviembre.

De momento, el destino del Auto Show de Detroit pende de un hilo, y será interesante ver si se reprograma para octubre. De cualquier manera, que no te sorprenda de que los cuatro anillos de Audi no estén en Michigan por unos años.