Apple se enfoca en la educación y donará MacBooks y iPads a 114 escuelas

Apple ha anunciado que donará $100 millones de dólares en iPads, MacBooks y otros dispositivos para la educación en Estados Unidos, según The Wall Street Journal.

La empresa con sede en Cupertino anunció que proporcionará apoyo tanto a profesores como a estudiantes sin ningún coste adicional.

Relacionado: Presidente Obama busca asignar $4 mil millones de dólares a la educación en informática

El experimento, que forma parte de una iniciativa de la administración de Obama, busca ayudar a escuelas con bajos recursos tecnológicos como H.L. Suverkrup Elementary en Yuma, Arizona. Yuma es una ciudad con una comunidad agrícola cerca de la frontera con México donde la tasa de desempleo ha subido al 18%. Casi todos los estudiantes en esta comunidad califican para almuerzos gratis o de precio reducido.

Esta donación busca que la tecnología no sea un obstáculo entre el aprendizaje. Apple considera que la tecnología adecuada en manos de maestros apasionadas permite mejorar el aprendizaje más profundo. Por esta razón, todos los estudiantes de estas 114 escuelas recibirán un iPad. Cada maestro administrador también recibirá un iPad y un Mac para ayudar a apoyar a sus estudiantes.

En junio de 2013, el presidente Obama anunció la iniciativa ConnectED, diseñada para enriquecer la educación para cada estudiante preescolar a doceavo grado. Apple, junto con varias otras empresas tecnológicas, se han unido a iniciativas similares.

Algunos estudios demuestran que la tecnología no ofrece ninguna mejora notable en las escuelas. Al contrario, estudiantes que utilizan tabletas y ordenadores por mucho tiempo suelen recibir notas más bajas que los que la utilizan de forma moderada.

Un ejecutivo de Apple patrocina cada escuela y en Yuma ese ejecutivo es Eddie Cue, Jefe de Software de Internet y Servicios de Apple. Cue, quien es hijo de inmigrantes cubanos, dijo sentir una conexión con los estudiantes de Yuma, ya que la mayoría son hispanos y no hablan el inglés en casa.

Algunos maestros se preocupan por lo que ocurrirá después de tres años cuando la iniciativa expira y el distrito no puede permitirse el lujo de comprar nuevas tabletas. Según Cue, si la tecnología demuestra ser eficaz, será más fácil financiarla.

“Hay que resolver el problema que tenemos hoy en día y no preocuparse por el problema que podríamos tener mañana”, dijo Cue.