La Combi de VW se reencarna en el Budd-e eléctrico

Además del Escarabajo —o Beetle— la Combi es probablemente el modelo más icónico de Volkswagen. Oficialmente llamado Tipo 2 y conducido por todo el mundo, desde surfers a aventureros que cruzan el continente, la camioneta de VW es un símbolo de los años 60 y un preferido de todos en la actualidad. Entonces, ¿qué pasaría si Volkswagen decidiera lanzar una nueva Combi?

El Volkswagen Budd-e, una especie de pequeño bus eléctrico, hizo su muy esperada aparición en el CES 2016. Aunque técnicamente un auto concepto, Budd-e funciona sobre los instrumentos modulares eléctricos (MEB) de VW sobre los que se basan los futuros autos eléctricos de la empresa alemana. Incluso si Budd-e no llegará a las calles, parte de su equipamiento seguro lo hará.

Relacionado: Un nuevo concept eléctrico que revolucionará la industria automotriz

El nombre Budd-e es un juego de palabras entre Bulli, el nombre original de la camioneta en Alemania, y buddy, compañero o amigo en inglés. A diferencia de la Combi de los años hippies que llevaba un motor a gasolina de cuatro cilindros, refrigerado por aire, y ubicando en la parte trasera del vehículo, Budd-e lleva dos motores eléctricos, uno para cada eje. Juntos pueden lograr que la furgoneta alcance una velocidad máxima de 150 kmh (o 93 mph), mientras que una batería de ion-litio de 101 kilowatt-hora provee una autonomía de 600 km (o 373 mi). La carga inalámbrica está incluida y VW asegura que el 80% de la batería puede cargarse en 15 minutos.

El diseño evoca sutilmente a la Combi original; no es, definitivamente, un diseño retro como muchos esperaban. La trompa del auto sigue un estilo moderno con finos faros delanteros y  con una parilla que no tiene un claro propósito para un vehículo eléctrico. La parrilla tiene forma de V, en referencia a la cromada trompa de la Combi. Budd-e está pintado en dos colores y equipado con luces LED que dan toda la vuelta alrededor del vehículo. El bloque de baterías es chato como en un Tesla, permitiendo mayor espacio interior.

El interior está lleno de tecnología. Una enorme pantalla en el frente del habitáculo se divide en tres secciones: Conducción, Control y Consumo. La sección “Conducción” es un sistema de navegación en 3D que destaca los puntos de interés en las proximidades de la ruta. La sección “Control” brinda información del estado del vehículo, como porcentaje de carga de la batería, y del viaje, como kilómetros recorridos. Finalmente, la sección “Consumo” es donde se encuentra el sistema de Infotainment —donde se puede elegir la música, la radio, ver el calendario, leer mensajes, etc.

VW_microbus_14 VW_microbus_12 VW_microbus_21VW_microbus_22

Otros detalles de tecnología son la pantalla “e-mirror” que se alimenta de dos cámaras exteriores ubicadas en la parte trasera, un volante que utiliza retroalimentación háptica en lugar de botones, y la próxima generación del sistema de reconocimiento de gestos mostrado en el Golf R Touch en el CES 2015.

La nueva Volkswagen también podrá integrarse con casas inteligentes; la empresa alemana asegura que Budd-e, bajo órdenes del dueño, puede poner a toda la casa en modo de bajo consumo o monitorear la heladera.

Sin duda, desde el lanzamiento de la VW Combi en 1950, la tecnología ha logrado importantes conquistas. ¿Ya estaremos viviendo en el futuro?