Nikola está dispuesta a convertirse en el Tesla de la industria de camiones

Cumpliendo la promesa hecha meses atrás, la empresa con sede en Utah, Nikola Motor Company, ha presentado su camión Clase 8, a hidrógeno y de diseño futurista llamado One, todo durante un evento celebrado en Salt Lake City.

El One no emite por sus escapes nada más que vapor de agua, esto gracias a un tren de transmisión hidrógeno-eléctrico que genera 1,000 caballos de fuerza y unas impresionantes 2,000 libras-pie de torsión. Puede alcanzar los 60 mph de una parada en 30 segundos, haciéndolo aproximadamente el doble de rápido que un camión diesel convencional. También es capaz de alcanzar una velocidad crucero de 65 mph yendo por una colina, lo cual significa que podría ser el primer camión en viajar por el carril rápido en un pase de montaña.

Relacionado: Otto, el camión autónomo de Uber, ahora entrega cervezas

La electricidad le es generada por una pila de combustible de hidrógeno, y almacenada en una batería de iones de litio. Su tren de transmisión le proporciona entre 800 y 1,200 millas de rango, y el One le devuelve el equivalente de 15 mpg.

Los escépticos se han apresurado en señalar que le va a hacer falta una completa infraestructura de carga por todo el país, si es que algún día el Nikola One quiere ser en verdad una alternativa, y no una simple atracción de feria. Nikola es consciente de este problema, y planea resolverlo construyendo una red de estaciones de recarga de hidrógeno en los Estados Unidos y Canadá a partir de 2018. Se debe pensar en estas como la red Supercharger de Tesla, pero para vehículos impulsados por hidrógeno.

Al igual que Tesla, Nikola adoptará un modelo de negocio algo inusual para distribuir sus vehículos. Ofrecerá a los camioneros un programa de arrendamiento de 72 meses/un millón de millas, el cual incluirá hidrógeno ilimitado, una garantía, y un mantenimiento asegurado en cualquier lugar del país, todo por $5,000 o $7,000 al mes. Las ventas y el mantenimiento serán manejados por Ryder System, que tiene 800 centros de servicio en Norteamérica.

El Nikola One se fabricará en los Estados Unidos. La compañía está hablando actualmente con varios estados, y se decidirá sobre la ubicación de su primera fábrica a principios del próximo año.

La idea de un camión que funcione con algo que no sea diesel ha generado un enorme interés en la industria. Nikola ya ha recibido casi 3,000 millones de dólares en pre-pedidos. La producción está programada para que comience en 2020, y el One será seguido rápidamente por un modelo más pequeño, justamente llamado Two.