Fisker enseña un poco más de su EV EMotion

La imagen del próximo vehículo eléctrico EMotion de Henrik Fisker se nos está volviendo cada vez más nítida. Una serie de teasers y tweets han ido revelado partes del primer modelo de producción que sacará adelante la nueva compañía del diseñador.

El nombre de Fisker ha estado asociado a un buen número de fabricantes, desde BMW a Aston Martin, de súper-deportivos a vehículos eléctricos. Irónicamente, cuando el EMotion finalmente llegue a la línea de montaje, le tocará competir con un EV que é mismo ayudó a crear: el Karma Revero. Sin embargo, serán Tesla y Faraday Future (si es que la producción de este último se materializa) los que le darán probablemente más competencia.

Relacionado: El primer súper deportivo de Qatar: una mezcla de Lamborghini y nave espacial

El último adelanto de EMotion nos otorga una visión más clara de la parte trasera del carro. En palabras de un representante de Fisker, la imagen muestra “su amplia y escultórica parte trasera, sus finas franjas de luz , la abertura ancha del tronco, y un difusor trasero inferior agresivo, esto con el fin de mejorar su aerodinámica”. Dicho sin tanto remilgo: atractivo. Casi más que el Model S de Tesla, o que el Revero de Karma.

Los adelantos anteriores habían revelado su perfil y su fascia delantera, llamativas, sí, pero no tan magnéticas como las del concepto Mission E de Porsche. Específicamente, la parte delantera del EMotion es muy similar al superdeportivo Fisker VLF Force 1, concebido a partir del Dodge Viper

Ya sea que encuentres al EMotion atractivo o no, su rango propuesto es impresionante. Fisker dice que podemos esperar 400 millas de autonomía por carga en toda la gama, con una velocidad máxima de 161 mph. El Model S de Tesla, en comparación, sólo tiene una autonomía de 315 millas. Fisker utilizará baterías de grafeno, y cubrirá el cuerpo del EMotion con fibra del carbono y el aluminio para disminuir el peso lo más posible.

Cada EMotion será montado “en una instalación existente en los Estados Unidos”, y lo cierto es que las dependencias de VLF Automotive en Auburn Hills, Michigan, encajan a la perfección con este dato.