Los científicos encuentran la materia faltante del universo

Un interesante hallazgo hicieron científicos de la Universidad de Curtin en Australia, ya que a través de ráfagas de radio lograron encontrar una materia faltante en el universo.

El descubrimiento se publicó en la revista Nature y se trata de lo que los investigadores conocen como “materia bariónica” o “normal” y que se creía perdida. Son como los protones y los neutrones que forman las estrellas, los planetas y la vida.

El autor principal, el profesor asociado Jean-Pierre Macquart , del nodo de la Universidad de Curtin del Centro Internacional de Investigación de Radioastronomía (ICRAR), dijo que los astrónomos han estado buscando la materia faltante durante casi treinta años.

“Sabemos por las mediciones del Big Bang cuánta materia había en el comienzo del Universo”, dijo. “Pero cuando miramos el universo actual, no pudimos encontrar la mitad de lo que debería estar allí. Fue un poco embarazoso. La materia faltante era equivalente a solo uno o dos átomos en una habitación del tamaño de una oficina promedio”.

universo dificil planetas

Los investigadores pudieron detectar directamente la materia faltante utilizando el fenómeno conocido como ráfagas de radio rápidas: breves destellos de energía que parecen provenir de direcciones aleatorias en el cielo y duran solo milisegundos.

El profesor Macquart agregó sobre el hallazgo que, “la radiación de las ráfagas rápidas de radio se dispersa por la materia faltante de la misma manera que se ven los colores de la luz solar separados en un prisma. Ahora hemos podido medir las distancias a suficientes ráfagas de radio rápidas para determinar la densidad del universo. Solo necesitábamos seis para encontrar este asunto perdido”.

Las rápidas ráfagas de radio utilizadas en el estudio se descubrieron utilizando ASKAP, que se encuentra en el Observatorio de Radioastronomía de Murchison en el interior de Australia Occidental. El equipo internacional involucrado en el descubrimiento incluyó astrónomos de Australia, Estados Unidos y Chile.

Recomendaciones del editor