Melancolía, un colisionador y la primera foto en internet

Cuatro mujeres sonrientes, ataviadas en vestidos de noche, posan para una fotografía. Si la imagen se mira con detenimiento, se ve que fueron recortadas de una fotografía para pegarlas sobre un fondo básico decorado con la leyenda Les Horribles Cernettes. No es el trabajo de un experto, pero se nota esmero. Y, referencias aparte, la composición recuerda a los grupos femeninos de música pop de los años ochenta como las Bangles, en Estados Unidos, o las Flans, en México (de donde es quien firma este texto). Podría ser una de las tantas millones de imágenes que circulan por internet, pero no es una postal cualquiera, sino la primera fotografía subida a la red.

Les Horribles Cernettes, la primera fotografía subida a internet

Los nombres de las mujeres que bien podrían ser las pioneras de Instagram son, de izquierda a derecha, Angela Higney, Michele de Gennaro, Colette Marx-Neilsen y Lynn Veronneau, hoy señoras dedicadas a actividades tan variadas como enseñar pilates en la paradisiaca isla de Mauricio o viajar por el mundo junto a una banda de jazz, según consigna la BBC. Pero en 1992, el camino de todas ellas se cruzó en la Organización Europea para la Investigación Nuclear, comúnmente conocido como CERN (siglas en francés de Conseil Européen pour la Recherche Nucléaire).

El CERN es uno de los centros de investigación más importantes del mundo. Se ubica cerca de la frontera entre Francia y Suiza, y fue en ese lugar donde, a finales de junio de 2012, se validó la existencia del bosón de Higgs, la partícula que completa el rompecabezas teórico que explica la formación del universo y que mereció el premio Nobel de física al año siguiente.

Pero no todo lo que se investiga en el CERN tiene que ver con física. De hecho, en ese sitio se desarrolló un invento tan terrenal que hoy conecta a miles de millones de personas y que tuvo su debut pictórico con Les Horribles Cernettes. Hablamos de la World Wide Web o www, el sistema que hoy comúnmente llamamos internet (aunque internet y la web no sean sinónimos) y que desarrolló Tim Berners-Lee como empleado del CERN a finales de los ochenta.

Solo amas a tu colisionador

Les Horribles Cernettes fue un grupo musical amateur que parodiaba la estética de los años cincuenta y que formaron empleadas del CERN para participar en un festival musical que organizó Silvano de Gennaro en 1989, empleado informático del centro de investigación y que era colega de Berners-Lee. A petición de una amiga, Michele, una de las cernettes, pidió a Silvano (entonces su pareja y quien a la postre se convertiría en su marido) que compusiera una canción de corte melancólico. La pieza, llamada “Collider” en referencia a los colisionadores usados en el CERN, habla sobre el despecho de una mujer enamorada de un científico al que nunca ve debido a sus largas jornadas como investigador. Las estrofas satirizan el despecho diciendo que el científico no se interesa en ella u otras mujeres, sino que solo tiene ojos (o más bien cabeza) para su colisionador.

I gave you a golden ring to show you my love
You went to stick it in a printed circuit
To fix a voltage leak in your collector
You plug my feelings into your detector
You never spend your nights with me
You don’t go out with other girls either
You only love your collider
Your collider

La banda interpretó el tema en el CERN Hadronic Festival (algo así como el Festival Hadrónico del CERN) en 1989 y se volvió una especie de sensación no solo entre el personal del centro de investigación, también en la comunidad de científicos de los años noventa, con apariciones en otras convenciones de físicos como la World 92 Expo de Sevilla o la fiesta con la que Georges Charpak celebró su Nobel de física en 1992. Aunque siempre en el terreno de las bandas de culto, llegaron a grabar un disco y hasta tienen un video musical de su tema debut.

Ante la fama, Berners-Lee pidió a su colega Silvano de Gennaro escanear una fotografía de Les Horribles Cernettes para subirlas a la web info.cern.ch (por cierto, todavía en línea). De Gennaro subió la famosa imagen a la web desde una computadora Mac el 18 de julio de 1992 y con ello abrió la puerta a uno de los usos más comunes de internet: colgar imágenes. Las Cernettes, en tanto, se convirtieron en historia, aún cuando el aludido de aquella histórica presentación de 1989 ni siquiera se presentó. Seguramente estaba muy ocupado con su colisionador.

Recomendaciones del editor