Skip to main content

IA identifica cerca de 40,000 nuevas armas químicas en 6 horas

Una investigación publicada en Nature Machine Intelligence advierte sobre el riesgo que podría suponer la excesiva dependencia de las nuevas tecnologías en el ámbito de la medicina. Para esto, la compañía farmacéutica Collaborations Pharmaceuticals desarrolló una inteligencia artificial (IA) que llevó a cabo un sorprendente hallazgo.

De acuerdo con lo revelado por los investigadores, en apenas seis horas esta IA fue capaz de identificar cerca de 40,000 nuevas posibles armas químicas, algunas de las cuales eran similares al agente nervioso más potente que se ha creado.

Según los científicos, esto deja al descubierto lo peligroso que puede ser esta tecnología en la creación de armas biológicas y químicas, en especial si cae en las manos equivocadas.

“Para mí, la preocupación era lo fácil que era hacerlo. Muchas de las cosas que usamos están disponibles de manera gratuita. Puede ir y descargar un conjunto de datos de toxicidad desde cualquier lugar”, explica para The Verge Fabio Urbina, autor principal de la investigación.

“Si tienes a alguien que sabe cómo codificar en Python y algunas capacidades de aprendizaje automático, probablemente en un fin de semana de trabajo podrías construir algo como este modelo generativo impulsado por conjuntos de datos tóxicos. Así que eso fue lo que realmente nos hizo pensar en publicar este documento; era una barrera de entrada tan baja para este tipo de uso indebido”, agrega.

Durante las seis horas de trabajo, la IA pudo desarrollar compuestos aterradores, según los científicos, algunos de ellos más fuertes que VX, el agente nervioso más potente que se ha creado y que fue usado en el asesinato de Kim Jong-nam, el hermano de Kim Jong-un. La inteligencia artificial también fue capaz de diseñar otros elementos parecidos a los que se usan en la guerra química.

“Sin ser demasiado alarmista, esto debería servir como una llamada de atención para nuestros colegas en la comunidad de IA en el descubrimiento de fármacos”, agrega el autor.

Recomendaciones del editor