Skip to main content

Una guerra nuclear dejaría más de 5 mil millones de muertos por hambruna

Un importante estudio realizado por científicos del clima de Rutgers que estima la producción de cultivos, analizó la cantidad de muertes por hambruna que habría en el mundo en caso de desatarse una guerra nuclear entre Rusia y Estados Unidos: más de 5 mil millones de personas.

«Los datos nos dicen una cosa: debemos evitar que ocurra una guerra nuclear», dijo Alan Robock, profesor distinguido de ciencias del clima en el Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Rutgers y coautor del estudio. Lili Xia, profesora asistente de investigación en el Departamento de Ciencias Ambientales de Rutgers, es la autora principal del estudio publicado en la revista Nature Food.

Los científicos calcularon cuánto hollín bloqueador del Sol entraría en la atmósfera de las tormentas de fuego que se encenderían por la detonación de armas nucleares. Los investigadores calcularon la dispersión del hollín a partir de seis escenarios de guerra, cinco guerras más pequeñas entre India y Pakistán y una gran guerra entre Estados Unidos y Rusia, en función del tamaño del arsenal nuclear de cada país.

Estos datos luego se ingresaron en el Modelo del Sistema Comunitario de la Tierra, una herramienta de pronóstico climático respaldada por el Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR). El Modelo de Tierras Comunitarias NCAR permitió estimar la productividad de los principales cultivos (maíz, arroz, trigo de primavera y soja) país por país. Los investigadores también examinaron los cambios proyectados en los pastos para el ganado y en la pesca marina mundial.

Incluso en el escenario nuclear más pequeño, una guerra localizada entre India y Pakistán, la producción calórica promedio mundial disminuyó un 7 por ciento dentro de los cinco años posteriores al conflicto. En el escenario de guerra más grande probado, un conflicto nuclear a gran escala entre Estados Unidos y Rusia, la producción calórica promedio mundial disminuyó en aproximadamente un 90 por ciento tres o cuatro años después de los combates.

«Por ejemplo, la capa de ozono sería destruida por el calentamiento de la estratosfera, produciendo más radiación ultravioleta en la superficie, y necesitamos entender ese impacto en los suministros de alimentos», dijo.

Recomendaciones del editor